A Quiet Place Part II (Un lugar en silencio parte II)

La historia de una familia que debe mantenerse en silencio para sobrevivir, se enfrenta a nuevos peligros en una secuela corta pero contundente.

Director: John Krasinski

Emily Blunt, Cillian Murphy, John Krasinski, Millicent Simmonds, Noah Jupe, Djimon Hounsou

Un lugar en silencio fue todo un éxito sorpresivo y con justa razón. Esta película sobre una invasión extraterrestre y una familia que hace todo lo posible para sobrevivir, nos hizo vibrar por sus estupendas actuaciones, por su meticuloso manejo del ritmo y por una premisa que se pudo manejar muy bien: Los extraterrestres son letales pero ciegos. Por eso, para sobrevivir no se debe hacer el menor ruido.

Como es costumbre con los éxitos de Hollywood (y especialmente con las cintas de terror), llega la inevitable secuela, protagonizada por el mismo elenco, al que se suma Cillian Murphy (quien ya se había enfrentado a un peligro similar en la escalofriante 28 Days Later) y dirigida por John Kransinski, uno de los actores protagonistas (Los que vieron la primera parte se preguntarán ¿cómo así? ¿Krasinski vuelve para la secuela? La respuesta es sí, pero con un asterisco).

El primer acto de Un lugar en silencio parte II tiene lugar en el comienzo de la invasión, algo que no se había contado en la cinta anterior. La familia Abbott, conformada por el padre Lee (Krasinski), la madre Evelyn (Emily Blunt, esposa de Krasinski en la vida real), los hijos varones Marcus y Beau (Noah Jupe, Dean Woodward) y Regan, la hija sorda (Millicent Simmonds, quien es sorda en la vida real), se encuentran viendo un partido de beisbol escolar en el que juega Marcus. Otro de los espectadores es Emmett (Murphy), amigo de los Abbott y padre de uno de los jugadores.

Pero el día apacible y soleado que parece extraído de un cuadro de Norman Rockwell, se ve interrumpido repentinamente cuando empiezan a caer unos objetos ardientes del cielo y los mortales extraterrestres comienzan a hacer de las suyas en el pacífico pueblo, como si se tratara de una historia de H.G. Wells o H.P. Lovecraft. En el primer encuentro de los Abbott con sus mortales enemigos, Krasinski continúa demostrando su experticia a la hora de armar unas aterradoras secuencias que dejarán sin aire al espectador.

En el segundo acto, volvemos al tiempo presente y vemos cómo Evelyn, Marcus, Regan y el bebé (no pregunten) buscan refugio en una granja. Marcus termina malherido, pero ¡Oh sorpresa! Emmett se encuentra en el lugar y pese a un rechazo inicial, termina ayudando a la familia, especialmente a Regan (tampoco pregunten).

Las mejores cualidades de la primera parte las encontramos también aquí: Situaciones extremas, una magnífica fotografía (a cargo de Polly Morgan), un trabajo de edición preciso (a cargo de Michael P. Shawver) y esa música disonante que se queda en nuestra cabeza mucho después de salir de la función (compuesta por Marco Beltrami). Si queda la sensación de que falta saber mucho más sobre el destino de Emmett y los Abbott, no hay por qué preocuparse, ya que en estos momentos se esta preparando una tercera parte, escrita y dirigida por Jeff Nichols, el talento detrás de Mud, Take Shelter, Midnight Special y Loving.  La franquicia queda en buenas manos.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*