Turtles All The Way Down (Mil veces hasta siempre) (2024)

Una simpática cinta de amor adolescente que también cautivará al público adulto.

Dirección: Hannah Marks

Isabela Merced, Cree, Felix Mallard, Judy Reyes

El escritor y youtuber estadounidense John Green se ha destacado principalmente en el ámbito de la literatura juvenil contemporánea, siendo reconocido por sus novelas que abordan temas humanos como el amor, la pérdida, la amistad y la identidad, mientras mantiene un estilo narrativo accesible y atractivo para sus lectores.

Green estudió Estudios Religiosos e Historia en la Universidad de Kenyon y después de graduarse trabajó como capellán en un hospital pediátrico, experiencia que influyó en su posterior escritura al tratar con temas relacionados con la enfermedad y la muerte en sus obras.

El éxito masivo llegó con la publicación de su primera novela Buscando a Alaska en 2005 y desde ahí ha sido un best-seller tras otros: El teorema Katherine, Ciudades de papel y Bajo la misma estrella. Estas dos últimas, se convirtieron en dos exitosas películas. 

Mil veces hasta siempre es la más reciente traducción de página a pantalla de un relato de John Green, asumida por la actriz convertida en directora Hannah Marks (Después de todo, Mark, Mary + otra gente) y escrita por Elizabeth Berger e Isaac Aptaker, los mismos guionistas de la dulce Love, Simon. El resultado es una película de adolescentes y para adolescentes, que logra ese pequeño milagro de captar la atención de aquellos que no lo son. 

La protagonista tanto del libro como de la película es Aza (Isabela Merced), una adolescente que sufre de Trastorno obsesivo compulsivo (Green fue diagnosticado con el mismo trastorno) y que, por lo tanto, debe lidiar con una serie de pensamientos intrusivos relacionados con infecciones, microbios y bacterias. A sus problemas de salud mental se le suma la pérdida de su padre cuando era niña y la angustia de tener una madre (Judy Reyes) que, aunque la ama, tiende a sobreprotegerla. Su mejor amiga es Daisy (Cree), una chica extrovertida, graciosa y de buen humor, casi lo opuesto a la personalidad de Aza.

La premisa, muy similar a la de una cinta de John Hughes (Sixteen Candles, Pretty in Pink), se mezcla con elementos extraídos de las novelas detectivescas juveniles de Nancy Drew y de la recordada serie Veronica Mars, cuando las chicas se enteran de que un multimillonario local huye misteriosamente sin dejar rastro. Daisy convence a Aza de colarse en su propiedad en busca de pistas, con la esperanza de obtener una recompensa de cien mil dólares por cualquier información y poder pagar así la universidad. Cuando son descubiertas por los guardias de seguridad, Aza se aprovecha de que conoce al hijo del magnate, Davis (Felix Mallard), con el que entabló amistad en un campo de verano para niños que se enfrentaron al duelo de sus padres. El reencuentro despierta sentimientos en los dos, y desde aquí se intuye que los dos están enamorados el uno del otro. Pero como es común en las novelas de Green, la enfermedad se interpondrá en su camino.

Merced es una gran actriz (véanla en Dora la exploradora y en Sicario 2), pero ha estado metida en películas que no dan la talla para aprovechar su talento (El padre de la novia, Madame Web). Aquí logra construir su personaje con mucha empatía, emotividad y humanidad, convirtiéndose en el eje central de toda la cinta. Asimismo, la dirección de Marks y el guion de Berger y Aptaker, le brindan a la cinta momentos dulces, conmovedores, con buena música y buen sentido del humor, como sucedía con las ya mencionadas películas de Hughes de los años ochenta.  

Los que estén buscando un drama detectivesco se verán algo defraudados, porque la situación con el padre de Davis es algo totalmente periférico. Mil veces hasta siempre (su título original es Las tortugas boca arriba, que da cuenta de la incapacidad que causa el TOC), se centra en el amor adolescente y en una chica lidiando con un trastorno que impide su vida normal, y no hay nada malo sobre ello. 

Sobre André Didyme-Dôme 1683 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*