Dead Ringers (Pacto de sangre) (1988)

Director: David Cronenberg

Jeremy Irons, Geneviève Bujold

El 17 de julio de 1975 los hermanos Stewart y Cyril Marcus fueron encontrados muertos en su apartamento ubicado en la ciudad de Nueva York. Ambos eran ginecólogos y gemelos idénticos. La autopsia reveló que fallecieron por sobredosis de barbitúricos.

La vida de los hermanos Marcus y las posibles razones que los llevaron al suicidio (las cuales siguen siendo un misterio hasta el día de hoy), fueron relatadas en un artículo de Ron Rosenbaum que hace parte de su colección de ensayos The Secret Parts of Fortune, así como en la crónica de Linda Wolfe The Strange Death Of The Twin Gynecologists, publicada en la edición del mes de septiembre de 1975 de la revista New York. Asimismo, la escritora Bari Wood, en conjunto con Jack Geasland, escribieron en 1977 la novela Twins, la cual ficcionaliza el caso de los gemelos ginecólogos.

Luego del rotundo éxito obtenido con el remake de The Fly, una excelente película de terror acerca de un hombre que es traicionado por sus ambiciones y por su propio cuerpo, David Cronenberg decide adentrarse en el terreno del horror psicológico, basándose en la novela de Wood y Geasland. El resultado es toda una obra maestra que confirma al director canadiense como un autor con una visión muy particular y original.

Aquí, los gemelos se llaman Beverly y Elliot Mantle y son interpretados de una manera magistral por el actor Jeremy Irons (Robert De Niro y William Hurt rechazaron el doble papel). La cinta da inicio con un desfile de instrumentos de obstetricia e ilustraciones de anatomía, y nos muestra a los hermanos Mantle cuando eran niños, intrigados por la sexualidad humana y preguntándole a una vecinita si quisiera tener sexo con ellos a manera de experimento científico. Este magnífico prólogo sienta las bases para lo que es un trabajo perturbador, espeluznante y de una gran elegancia.

Los hermanos se gradúan con honores en Cambridge y luego establecen una clínica especializada en ayudar a mujeres estériles. Una de ellas es la actriz Claire Niveau (Geneviève Bujold), quien no tiene idea que su ginecólogo son dos. Claire desea tener un hijo, pero su útero trifurcado le hace imposible tenerlo. “Hábleme sobre mi útero”, le pregunta Claire en algún momento a su doctor. La actriz es también una mujer que disfruta del sexo, que consume ocasionalmente drogas y que se siente intrigada y atraída por el doctor Mantle. Pero, ¿por cuál de los dos?

Elliot, el más cínico, extrovertido y vano de los hermanos, es el que inicia la relación romántica con Claire. Pero luego permite que Beverly, un hombre más tímido, sensible y retraído, se haga pasar por él frente a Claire. Es así que ambos se convierten en los amantes de la actriz sin que ella lo sepa. Sin embargo, Beverly termina enamorándose de Claire y el juego perverso comienza a tomar la forma de un espiral descendente.

Cronenberg, quien fue estudiante de medicina (antecedente que está presente en toda su obra cinematográfica), fascinado por los gemelos univitelinos y los hermanos siameses, nos muestra cómo dos sujetos con una apariencia física idéntica, que viven juntos y que trabajan en la misma profesión, comienzan a yuxtaponer sus vidas individuales y a renunciar a su propia identidad.

Irons logra la difícil tarea de interpretar a los hermanos como dos personas con una personalidad, postura y manierismos diferentes. Pero es el tono onírico que asume Cronenberg para contarnos este relato sobre la decadencia psicológica, es material de pesadillas.

Sobre André Didyme-Dôme 1394 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*