Leave No Trace (No dejes rastro) (2018)

Una hermosa, intensa y envolvente historia acerca de una particular relación entre un padre veterano de guerra y su hija preadolescente.

Dirección: Debra Granik

Ben Foster, Thomasin Harcourt McKenzie

La directora y guionista Debra Granik nos sorprendió con dos cintas duras y sin concesiones, acerca de dos mujeres tratando de sobrevivir en un contexto agreste y opresor. Ahora, junto a Irene, la adicta a la cocaína interpretada por Vera Farmiga en Down to the Bone y Ree, la adolescente abandonada encarnada por Jennifer Lawrence en Winter’s Bone, se une Tom, una preadolescente que convive en el bosque con su padre veterano en No dejes rastro.

La actriz nacida en Nueva Zelanda Thomasin Harcourt McKenzie nos ofrece una impresionante interpretación de esta chica cuyo padre Will (un excelente Ben Foster) sufre de estrés postraumático y es obligada a vivir con la única persona que tiene en el mundo en el parque natural ubicado en las montañas de Portland, Oregón.

Will, pese a su inestabilidad mental, no es un mal padre. Juntos sobreviven gracias a los recursos naturales y a las visitas ocasionales a las tiendas de la ciudad. Y cuando el dinero escasea, Will vende sus drogas psiquiátricas a otros veteranos. Granik y el fotógrafo Michael McDonough (Winter’s Bone) nos introducen en el mundo agreste y difícil de Tom y Will sin alejarnos de la belleza que significa vivir en un contexto rural. Para los que estamos acostumbrados a una vida cómoda y rutinaria, la vida de Will y Tom puede percibirse como inhumana, pero para ellos está lejos de serlo. Sin embargo, cuando la policía forestal descubre que esta familia conformada por padre e hija está invadiendo un terreno que supuestamente no es apto para vivir, ambos son separados y luego reubicados en contra de su voluntad.

Al igual que Ben, el excéntrico padre interpretado por Viggo Mortensen en la cinta Captain Fantastic, Will ha educado a su hija con disciplina, rigor y amor por el conocimiento, superando con creces el promedio de una chica de su edad educada en una escuela pública. Pero cuando Will quiere regresar al aire libre y Tom quiere seguir viviendo en comunidad, la relación entre los dos llega al inevitable punto de la separación.

Esta especie de Libro de la selva llevada al interior de la Norteamérica olvidada, está basada en la novela Mi abandono de Peter Rock. Gracias al guión (junto con Anne Rosellini) y a la experta dirección de Granik, No dejes rastro se convierte en una hermosa película que le da espacio al espectador para que se haga sus propias preguntas y que de una forma intensa y envolvente nos relata una fábula acerca de lo que realmente significa ser padre.      

Sobre André Didyme-Dôme 1616 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.