Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw (Rápidos & Furiosos: Hobbs & Shaw) (2019)

Dwayne Johnson y Jason Statham exhiben sus músculos, se insultan el uno al otro y propinan golpes a diestra y siniestra en una película, parte de una conocida franquicia, específicamente dirigida a las hordas de espectadores que acuden al Multiplex para ver productos descerebrados y poco arriesgados.

Director: David Leitch

Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby, Helen Mirren, Ryan Reynolds, Kevin Hart

El primer spin-off de Rápido & furioso (una franquicia con ocho películas en su haber), no es la sorpresa que resultó siendo Bumblebee (el estupendo spin-off de Transformers, una franquicia conformada por productos basura). Hobbs & Shaw, cinta enfocada en los personajes de Luke Hobbs (interpretado por Dwayne Johnson) y Deckard Shaw (encarnado por Jason Statham) no llega a ser un producto peor que la última entrega de Rápido & furioso, pero igual es un producto efímero, ridículo y con pocos valores redimibles.

Inexplicablemente, el director David Leitch no logra darle ese toque de genialidad que convirtió a John Wick, Atomic Blonde y Deadpool 2 en unas maravillosas cintas de acción. Por el contrario, Hobbs & Shaw presenta unas secuencias de acción derrochadoras y soporíferas, unas situaciones francamente ridículas, una pésima edición que parece el resultado de la premura y un constante ruido que abruma y no da tregua en las más de dos horas de duración de la cinta.

La historia, que parece sacada de un capítulo de la serie Los magníficos (con toques de G.I. Joe y El inspector Gadget), tiene que ver con un virus mortal y un villano cyborg interpretado por Idris Elba, quien obedece al misterioso líder de una mega corporación mediática que busca dominar al mundo. La verdad, lo que importa aquí es ver como “La Roca” y “El Transportador” se insultan el uno al otro, muestran constantemente sus músculos y pelean de manera incansable, contra sus enemigos.

Otros aspectos a destacar de esta cinta específicamente creada para el idiotizado público de los Múltiplex, que no quiere pensar y que solo busca productos probados, son la aparición de Vanessa Kirby (la princesa Margaret de la serie de Netflix The Crown), quien asume el papel de Hattie, la hermana de Shaw, no como una chica sexy o damisela en peligro (aunque posee ambas características), sino como una mujer de armas tomar y con una rudeza y habilidad que la iguala a sus contrapartes masculinas. Asimismo, las breves apariciones de Helen Mirren, Ryan Reynolds y Kevin Hart, constituyen los momentos auténticamente cómicos de la película.

En algunos momentos, Hobbs & Shaw parece un ejercicio de ego para sus protagonistas: la cinta incluye un reforzado viaje a Samoa para que Johnson nos muestre su danza de la guerra y continuamente se nos muestra a Statham manejando unos impresionantes autos de lujo y luciendo ropa de diseñador. También queda en el aire un importante interrogante: ¿Acaso Rápido & furioso no era una saga sobre carreras de autos clandestinas? Parece ser que ya no: ahora esta franquicia (y sus derivados), constituye una serie interminable de películas acerca de un grupo de proto superhéroes testosterónicos y descerebrados que, por desgracia, se niega a morir.

P.D. La cinta incluye varios epílogos post-créditos.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*