Lola…Drones (2019)

Una película colombiana llena de personajes grotescos, patéticos, horribles, surrealistas y extraídos de las vivencias personales de su director y de los relatos personales de sus protagonistas.

Dirección: Papá Giovanny

Gina Paola Vallejo Valencia, Ernesto Franco Tapias, Osvaldo Villa Molina, Javier Antonio Morales Bustamante, Fredy Alexander David

Giovanny Patiño, mejor conocido como “Papá Giovanny”, se dio a conocer como actor natural en las cintas de Víctor Gaviria como La vendedora de rosas y Sumas y restas, como también en otras producciones cinematográficas como La virgen de los sicarios y Rosario Tijeras. Ahora, este humilde mecánico convertido en actor, hace su debut como director con la película Lola…Drones, una especie de versión colombiana de Los Olvidados de Buñuel, con personajes variopintos que parecen sacados de los cómics de Condorito, de las pinturas “El Jardín de las delicias” del Bosco y “El triunfo de la muerte” de Brueghel, de una película Giallo de Dario Argento o de un “Churro” mexicano protagonizado por Alfonso Zayas.  

Lo más impactante es que los personajes surrealistas, gargantuescos, grotescos, trágicos y extravagantes de la cinta de Papá Giovanny, son parte de las vivencias reales y las historias personales que tanto el director como sus actores naturales vivieron en Barrio Triste (conocido también como Sagrado Corazón), uno de los escenarios más peligrosos de la ciudad de Medellín, en donde abunda la pobreza, la drogadicción, la prostitución, la delincuencia, la violencia y los talleres de mecánica.

La cinta, con su universo complejo y caótico, y que casi se parece a un documental, nos cuenta la historia de Lola (Paola Vallejo Valencia), una madre soltera que trabaja en el bar La Rosa y que quiere olvidar a Óscar (Javier Antonio Morales Bustamante), el padre de su hija y jefe de una temible banda de paramilitares, quien se encuentra cumpliendo una condena en prisión. Maricarmen (Osvaldo Villa Molina), una mujer transgénero prima de Lola y dueña del bar, es quien la protege y apoya.

Mientras que un ladrón de poca monta apodado “El Loco” (Fredy Alexander David), intenta ganarse el corazón de Lola, conoceremos a otros habitantes de Barrio Triste como lo son “El Mocho” (Ernesto Franco Tapias), un hombre sin brazos y sin una pierna que compra con dinero el afecto de su amada Laura; Jennifer y las Escaperas, un grupo de mujeres con apodos como “La Chiqui” o “La Pochola” que viven en un inquilinato infernal; así como un adulto de pequeña estatura pero con corazón de niño; un niño con un corazón de adulto curtido por la violencia; un político corrupto, un brujo que ayuda con santería a los presos de la cárcel, un violador y sicario sin escrúpulos, un pedófilo que busca desesperadamente a un socio para tomar control de las calles, un sacerdote que realiza labor social o un joven que se alegra de haber sido elegido por Lola, para ser el padrino de bautizo de su hija.

Son tantos los personajes, que muchos no llegan a desarrollarse en las dos horas de duración de la cinta, la cual termina de una manera cortante y abrupta. Asimismo, la edición y la calidad actoral es muy irregular. Pero, de todas maneras, este trabajo quijotesco, que duró más de ocho años en realizarse, logra capturar de una manera cruda, visceral y sin concesiones (pero también con mucho humor y compasión), el ambiente de peligrosidad y desesperanza que se respira en una de las zonas más particulares de la capital antioqueña.                

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*