Abominable (Mi amigo abominable) (2019)

Una niña adolescente se hace amiga de un tierno Yeti en una cinta animada que impresiona por su belleza pero que decepciona por copiar descaradamente las premisas de King Kong y E.T.

Directores: Jill Culton, Todd Wilderman

Con las voces de Chloe Bennet, Albert Tsai, Tenzing Norgay Trainor, Eddie Izzard, Joseph Izzo, Michelle Wong, Tsai Chin

DreamWorks, el estudio que nos trajo las adorables películas animadas Shrek, Madagascar y Cómo entrenar a tu dragón, se embarca en su primer proyecto conjunto con los estudios Pearl, procedentes de la China, para entregarnos Mi amigo abominable, una cinta con una animación hermosísima, pero que se roba descaradamente las tramas de los clásicos King Kong y E.T. El extraterrestre.

Es todo un respiro que la historia de esta película se desarrolle en su totalidad en China, y no en Estados Unidos, como es la costumbre. Sin embargo, los personajes, aunque con nombres nuevos, responden a los arquetipos típicos. Yi (con la voz de Chloe Bennet, la agente Daisy Johnson de la serie Marvel’s Agents Of S.H.I.E.L.D.), es una adolescente que perdió a su padre y que vive con su madre (Michelle Wong) y abuela (Tsai Chin). Yi sueña con viajar al Himalaya como alguna vez lo hizo su padre y toca el violín en la azotea de su casa como él le enseñó.

Es en ese lugar donde Yi se encontrará con el abominable hombre de las nieves, mejor conocido como el Yeti. (Aunque este es un “abominable” niño de las nieves que fue desprendido de los padres, al ser tomado prisionero por un grupo de exploradores y científicos liderado por un anciano excéntrico y millonario de apellido Burnish (Eddie Izzard), y que cuenta con la Doctora Zara (Sarah Paulson) como la segunda al mando. El Yeti consiguió escapar de sus captores gracias a su fuerza y a sus poderes mágicos y en la azotea, logra entablar amistad con Yi, quien le pone el nombre de Everest, al darse cuenta gracias a un cartel, que el peludo y tierno Yeti tiene su hogar allí.

Es así que el pequeño Peng (Albert Tsai), un aficionado al baloncesto y el arrogante Jin (Tenzing Norgay Trainor, el nieto de Tenzing Norgay, uno de los primeros hombres en escalar la cima del Everest), un adolescente que solo piensa en sí mismo, se unen a Yi en la odisea que implica recorrer las calles de Shanghai, atravesar el desierto de Gobi para llegar al Himalaya y así encontrar el hogar del amigo abominable.

Jill Culton (la directora de Open Season), logra que nos interesemos por Everest y sus amigos, pero el guion poco original estropea tanto la gran belleza formal de la cinta, así como la ternura desplegada por la adorable criatura y sus tres amiguitos humanos.             

Sobre André Didyme-Dôme 1394 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*