A Rainy Day In New York (Un día lluvioso en Nueva York) (2019)

A pesar de las controversias, por fin podemos apreciar en las salas de cine la nueva comedia romántica de Woody Allen.  El resultado es una hermosa película que vuelve a confirmar al director como uno de los mejores autores en la historia del cine.

Director: Woody Allen

Timothée Chalamet, Elle Fanning, Selena Gomez, Rebecca Hall, Diego Luna, Jude Law, Liev Schreiber

La última película del maestro Woody Allen hace más de dos años que fue rodada y debido a que no había podido estrenarse, se ha interrumpido el récord del director de tener una cinta en las salas de cine por cada año desde 1981.  

Como si se tratara de la última etapa en la vida de Charles Chaplin, las razones de la demora en su estreno se deben a la controversia detrás del director de ochenta y cuatro años de edad.  Unas declaraciones suyas sobre el movimiento MeToo y las acusaciones de acoso y abuso sexual que lleva a cuestas han hecho que Un día lluvioso en Nueva York no tenga distribuidor en los Estados Unidos. De hecho, los actores Timothée Chalamet, Selena Gomez y Rebecca Hall, en parte ofendidos por la actitud de Allen y en parte temerosos por los efectos negativos en sus respectivas carreras, donaron la totalidad de sus respectivos salarios obtenidos por la cinta, a organizaciones de ayuda a víctimas de abuso sexual.

Lo anterior es toda una desgracia para los cinéfilos, ya que sea lo que sea, Woody Allen es uno de los mejores directores en la historia del séptimo arte y eso es algo indiscutible, como lo fue el talento musical de Michael Jackson.

De todas maneras, Un día lluvioso en Nueva York, la película número cuarenta y ocho de Allen (si se cuenta Don’t Drink The Water, realizada para la televisión), es una deliciosa comedia romántica, de esas que el director neoyorquino sabe hacer muy bien.

Woody Allen regresa con este trabajo a su amada ciudad (exquisitamente fotografiada por el gran Vittorio Storaro), luego de dedicarse algunos años a realizar cintas en las capitales europeas. Aquí, nos volvemos a encontrar con la Nueva York de Allen, caracterizada por su cultura, sus romances, sus infidelidades, sus devaneos sexuales y sus traumas edípicos.

Es curioso cómo en las comedias que no son protagonizadas por Allen sino por otros actores (Edward Norton, Kenneth Branagh, Sean Penn, Jason Briggs, Will Ferrell, Hugh Jackman, Javier Bardem, Larry David, Owen Wilson, Anthony Hopkins, Jesse Eisenberg, Cate Blanchett, Joaquin Phoenix, Colin Firth), estos se transforman en el alter-ego del director: un hombre neurótico que sufre una crisis de identidad (o emocional) y que se defiende con comentarios tan ingeniosos como pesimistas e irónicos.

Este es el caso de Timothée Chalamet, quien aquí interpreta a Gatsby Welles, un joven proveniente de una familia adinerada y que viaja por un fin de semana a Nueva York con su novia Ashleigh Enright (Elle Fanning). Gatsby es un joven universitario que no sabe qué hacer con su vida más que apostar a las cartas y tocar en el piano canciones de comienzos del siglo XX, y Ashleigh es una estudiante de periodismo, alegre y despreocupada que trabaja en una revista de la universidad.

La visita a Nueva York tiene un doble propósito: Gatsby quiere mostrarle a Ashleigh (oriunda de Tucson, Arizona) la ciudad donde nació; y ella debe entrevistar a Roland Pollard (Liev Schreiber), un prestigioso director de cine, quien se encuentra terminando su última película.

Lo que sigue es una serie de divertidos imprevistos que trastocan los planes de los dos. A la linda y algo ingenua Ashleigh, todos los hombres a su alrededor la quieren seducir: el director en cuestión, quien se encuentra en una crisis creativa y existencial e inconforme con su última obra; Ted Davidoff, el guionista de la película de Pollard (Jude Law), a quien su esposa Connie (Rebecca Hall) engaña con su mejor amigo; y un latin lover (interpretado por Diego Luna), que engaña a su novia y que quiere llevarse a Ashleigh a la cama.

Por su parte, Gatsby se encuentra con Shannon (Selena Gomez), la hermana menor de una exnovia, de carácter fuerte y que ama los comentarios sarcásticos. Shannon termina acompañando a Gatsby en sus arranques de celos y paranoia por toda la ciudad, mientras conversan tanto de temas triviales como trascendentales.  

Si usted es un amante del cine de Allen, como siempre cargado de diálogos y reflexiones inteligentes, cáusticas, profundas y tremendamente graciosas, no se debe perder esta hermosa cinta. Es una lástima que quienes no puedan separar al artista de su obra, la dejen de lado.      

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*