Archenemy (El archienemigo) (2020)

Un antihéroe desquiciado, pero muy poco original

Director: Adam Egypt Mortimer

Elenco: Joe Manganiello, Jessica Allain, Skylan Brooks, Zolee Griggs, Mac Brand

Los fanáticos de la ciencia ficción recordamos con cariño a Masters of the Universe, I Come In Peace y Cool World, cintas ambiciosas protagonizadas por antihéroes alienígenas (o procedentes de otras dimensiones) que llegan a nuestro planeta, al igual que Superman, el padre de todos los superhéroes. La energía y creatividad puesta en estos proyectos, combinada los pésimos efectos especiales, las malas actuaciones y la falta de experticia de sus directores, las convierten en unos entretenidos desastres.

Asimismo, los fanáticos de los superhéroes conocemos un grupo de cintas con títulos como Unbreakable, Special, Defendor, Super, Hancock y Kick-Ass, que no pertenecen a las adaptaciones de los cómics de Marvel y DC, pero que son herederas de Watchmen (el clásico de Alan Moore) y que se enfocan en la idea de los superhéroes habitando en un mundo “real” de moralidad ambigua y corrupción. A esta lista se añaden las series Heroes, The Boys, Invincible y Jupiter’s Legacy.  

Legion M, una empresa de crowdfunding que se ufana de estar conformada por fanáticos de los cómics, películas y series de ciencia ficción, terror y superhéroes, ha logrado sacar a la luz algunos proyectos de bajo presupuesto, pero de gran ambición como Colossal (ese rom-com con monstruos y Anne Hathaway) o Mandy (ese perverso clásico de culto con Nicolas Cage).

Ahora, gracias a Legion M, llega El archienemigo, una cinta de superhéroes protagonizada por Joe Manganiello, un fanático confesado, quien no pudo convertir en realidad su sueño de convertirse en Deathstroke, cuando las películas del universo extendido de DC hicieron implosión (Manganiello reemplazó a última hora a Nicolas Cage en este proyecto).

Su director es Adam Egypt Mortimer, autor de cómics independientes (Ballistic) y director de las cintas de terror Some Kind of Hate y Daniel Isn’t Real. Esta última vendría a ser la primera parte de una trilogía conocida como “Vortex”, acerca de seres de otras dimensiones que habitan nuestro planeta.

Como si se tratara de Cool World, las secuencias desarrolladas en la otra dimensión se presentan aquí de forma animada. En ellas se nos cuenta sobre Max Fist, un hombre que se convirtió en superhéroe gracias a la “sangre cósmica”, y cuya archienemiga Cleo (Amy Seitmitz) envió a este mundo, despojado de sus superpoderes.

Siguiendo la línea de Special y Super, herederas de The Maxx (el estupendo cómic y serie animada de culto de Sam Keith), vamos a ver a Fist, adicto al alcohol y a las metanfetaminas, viviendo en las calles como un vagabundo, delirando y alucinando (la relación entre los superhéroes y la esquizofrenia, también ha sido abordada por las series Legion y Moon Knight de Marvel).

Un chico apodado Hámster (Skylan Brooks), intenta ingresar al mundo del periodismo virtual y ve una oportunidad en registrar la vida de Fist. Mientras tanto, la hermana de Hámster (Zolee Griggs), quien se hace llamar Índigo, trabaja vendiendo drogas para un sociópata conocido como “El Mánager” (Glenn Howerton). Cuando Índigo le roba dinero al Mánager y se mete en problemas, Fist ve en la situación una oportunidad para redimirse, convirtiendo a Hámster y a Índigo en sus sidekicks y eliminando de manera violenta y sistemática a la pandilla del Mánager (como si se tratara del Punisher de Marvel o el perturbado Big Daddy de Kick-Ass, quien fuera interpretado por Nicolas Cage).

El cariño y la energía puestos en El archienemigo, no logran superar la mala dirección, los problemas de lógica, los diálogos acartonados y la evidente falta de presupuesto que redunda en los pocos y mediocres efectos especiales. Pero es la tremenda falta de originalidad lo que hace que Max Fist sea un superhéroe irredimible.  

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*