Chanson Douce (Louise) (2019)

Vuelven las niñeras malvadas a la gran pantalla, solo que esta vez la amenaza es real.

Directora: Lucie Borleteau

Karin Viard, Leïla Bekhti, Antoine Reinartz, Assya Da Silva

Las niñeras malvadas han sido las protagonistas de varias obras de suspenso inolvidables y perturbadoras como lo fueron A merced del odio, protagonizada por Bette Davis; La tutora, dirigida por William Friedkin; y La mano que mece la cuna, con una interpretación excéntrica y memorable de Rebecca De Mornay.

Ahora se une a este grupo de niñeras desquiciadas Louise, la protagonista de Canción dulce, la novela ganadora del Premio Goncourt de 2016, escrita por la francomarroquí Leïla Slimani, basada en el escabroso suceso real ocurrido en la ciudad de Nueva York en el 2012.  

La prestigiosa actriz y directora Maïwenn (Polisse, Amor mío) escribió junto al también actor y director Jérémie Elkaïm, la adaptación cinematográfica del best-seller. La autora de las magníficas Polisse y Amor mío estaba asignada como directora, pero, a última hora, fue reemplazada por Lucie Borleteau, la autora de la inquietante y extraña Fidelio: El viaje de Alice.

Tanto en la película como en el libro, una pareja conformada por Myriam (Leïla Bekhti) y Paul (Antoine Reinartz), viven en París y se ven en la dificultad de repartir su tiempo dedicado a la vida profesional como a la paternidad de Adam y Mila (Assya Da Silva), sus dos hijos pequeños. Por tal razón, deciden contratar a alguien que les ayude con las labores del hogar.

Luego de una larga búsqueda, encuentran a la niñera perfecta en una mujer encarnada de una manera magistral por Karin Viard, la actriz de la mencionada Polisse, así como del clásico de culto Delicatessen y la exitosa La familia Bélier (cuya versión norteamericana se llevó el Premio Óscar a la Mejor Película).

Según su testimonio, Louise es una mujer de cincuenta años, viuda y que tuvo una única hija que creció y se independizó. Por lo tanto, estamos hablando de una mujer solitaria. Aparentemente, la niñera es amante de los niños y gusta jugar y compartir tiempo con ellos. Pero también es una mujer que sabe administrar disciplina cuando es necesario. Para Myriam, ella es como una Mary Poppins sin poderes sobrenaturales.

Poco a poco, el espectador sentirá que las cosas no son tan idílicas como se cree. Borleteau se aleja del thriller explosivo de La mano que mece la cuna, para adoptar una atmósfera pausada y tensa, así como un estilo psicológico muy cercano al cine de Roman Polanski y Michael Haneke. Aquí, los efectismos se dejan a un lado, para explorar la psique de una mujer que asume la maternidad de unos hijos que no son suyos y que se olvida de que este es tan solo un trabajo y no un vínculo familiar real.

Aunque el acto final se descarrila y el clímax puede sentirse como anticlimático (hay que recordar que la cinta se basa en un incidente real), lo cierto es que esta cinta le pertenece a Viard, cuya interpretación de esta niñera del infierno llega a ser todo un deleite perverso para los cinéfilos.  

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*