The Menu (El menú) (2022)

Una deliciosa sátira para todos aquellos que no soportamos a los chefs neuróticos, crueles y pretenciosos.

Director: Mark Mylod

Ralph Fiennes, Anya Taylor-Joy, Nicholas Hoult, John Leguizamo

Cuando una película es producida por Adam McKay y Will Ferrell, uno ya sabe qué esperar: una comedia alocada o una sátira punzante. El menú pertenece a ambos grupos. 

Mark Mylod, reconocido por su trabajo como director en las series Entourage, Juego de tronos, Succession y The Affair, nos entrega su segundo largometraje para cines. El menú es un platillo cinematográfico que, gracias a una mayor densidad y solidez, así como a un fuerte pero sabroso sabor ácido, constituye una inmensa mejoría en comparación a la desabrida e indigesta comedia romántica Contando a mis ex, la cual es mejor olvidar.

Las personas con estómagos delicados deben estar prevenidas, ya que esta cinta sobre comida escrita por Seth Reiss y Will Tracy (miembros de la página web satírica The Onion), se aleja de los delicados placeres gastronómicos otorgados por obras como El festín de Babette, La gran noche, Ratatouille o Comer, beber, amar, para acercarse más a esos fuertes impactos viscerales que utilizan el acto de comer para denunciar los excesos, el derroche y la opulencia como lo fueron La gran comilona, El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante o El sentido de la vida de Monty Python.  

El menú también es un ataque directo (y a la yugular) a esos chefs neuróticos, crueles, pretenciosos y con ínfulas de superioridad, endiosados por numerosos reality shows y por una cultura de la alta cocina que ha perdido su raison d’être. En ese sentido, la cinta de Mylod bien puede pensarse como un acompañante apropiado para El viaje, esa exquisita serie británica creada por Michael Winterbottom y convertida en cuatro películas.

La estructura de El menú es similar a la de una obra teatral (o a esas cintas minimalistas producidas en la pandemia) y su premisa obedece a los cánones de una cinta de suspenso. Un grupo de personas acude a Hawthorne, un restaurante exclusivo y altamente costoso, ubicado en una isla remota, para tener lo que será una experiencia inolvidable.

La cena es dirigida por Julian Slowik, el chef con la actitud del Dr. Kurtz de Apocalypsis Now y la estabilidad mental de Norman Bates de Psicosis, encarnado a la perfección por Ralph Fiennes, quien ha demostrado una y otra vez a lo largo de su carrera, que los villanos son lo suyo. Su mano derecha es Elsa (una estupenda Hong Chau), quien sirve de Igor para este desquiciado Doctor Frankenstein de la comida.

Entre los comensales, encontramos a Tyler (Nicholas Hoult), un joven obsesionado con la alta cocina y su acompañante Margot (Anya Taylor-Joy), una mujer escéptica y conocedora del deseo masculino, que no pertenece a la misma clase social de quienes la rodean y que desconfía de toda esa pompa y circunstancia alrededor de la comida.

John Leguizamo interpreta a George Díaz, una estrella del cine en decadencia con actitud de farsante (el actor colombiano confesó haber inspirado su personaje de Steven Seagal); lo acompaña su novia y asistente Felicity (Aimee Carrero).  Lillian Bloom (Janet McTeer), es una crítica gastronómica tan ególatra como el chef, y Ted (Paul Adelstein), es su áulico editor. Richard Liebbrandt (Reed Birney) y su esposa Anne (Judith Light), son dos clientes habituales del restaurante que esconden varios secretos. Y Soren, Dave y Bryce (Arturo Castro, Mark St. Cyr, Rob Yang), son el trío de jóvenes inversores de Hawthorne, con la actitud displicente (¿usted no sabe quién soy yo?) característica de este tipo de personas.

Slovik le irá ofreciendo a sus clientes los diversos platillos, presentándolos con unos monólogos confesionales que se convierten de manera gradual, en algo tan delirante como el menú mismo. Para el último acto, las cosas terminan pareciéndose a un spin-off de Saw con todo y final girl (pero poco gore). Pero la dirección de Mylod, la interpretación de los actores (especialmente Fiennes) y el comentario sobre la perversión de uno de los tres placeres elementales, sencillos y básicos de la vida (comer, dormir, amar), hacen que El menú sea todo un deleite.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*