Línea de tiempo (2023)

Una película colombiana que intenta jugar con el tiempo para generar suspenso, pero que termina generando tedio y desespero.

Director: Yesid Leone

María Fernanda Yepes, Osvaldo de León, Roberto Escobar

Las películas de acción y suspenso que juegan con el tiempo no son algo nuevo en el cine. Corre, Lola, Corre nos mostró de una manera ingeniosa y colmada de energía como explotar la premisa de “¿Qué pasaría si?” utilizando varias líneas argumentales alternativas. Justo en la mira desarrolló la premisa de Kurosawa en Rashomon, mostrando un atentado desde diferentes puntos de vista. El efecto mariposa y Código fuente jugaron con los viajes en el tiempo y, al mismo tiempo, con la alteración de la estructura narrativa aristotélica, de acuerdo con las enseñanzas de Godard (“toda película tiene un inicio, un nudo y un desenlace, pero no necesariamente en ese orden”, dijo el fallecido autor alguna vez).

Esto nos lleva a Línea de tiempo, una película colombiana que llega con una propuesta sintagmática que hubiera sido innovadora si se hubiera desarrollado hace treinta años. En ella, varios personajes, aparentemente sin ninguna relación el uno con el otro, confluyen en un restaurante. Pero por medio de flashbacks, nos vamos a enterar que todos hacen parte de una conspiración relacionada con el tráfico de órganos.

El director y guionista Yesid Leone (autor de los fallidos thrillers Perseguida y 11 grados de culpa) intenta cuadrar toda la estructura narrativa de su largometraje y de alguna manera lo logra. Pero en el camino comete dos pecados mortales, los cuales son castigados con severidad por el Dios del cine. El primero tiene que ver con las pésimas actuaciones por parte de todo el elenco. Las interpretaciones de todos los actores que encarnan a los múltiples personajes de Línea de tiempo son tan poco convincentes, que ninguno de ellos despierta un mínimo interés. Por lo tanto, lo que suceda o no con ellos, nos tiene sin cuidado.

El segundo gran error tiene que ver con la verosimilitud. En medio de sus malabares con el orden de los acontecimientos, al director y guionista se le olvidó que detrás de cada acción debe haber una lógica, a no ser que se trate de una cinta surrealista o experimental, y Línea de tiempo está muy lejos de esa intención. Por consiguiente, el absurdo de lo que sucede hace que los juegos en el tiempo no tengan plausibilidad (aquí, hasta los meseros y administrativos del restaurante están implicados en una delirante conspiración).

La película de Leone posee una buena fotografía (a cargo de Tyron Gallego) y una buena dirección de arte. Pero las terribles actuaciones y lo endeble de su guion, hacen que su riesgo formal narrativo carezca de valor.

Sobre André Didyme-Dôme 1616 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

2 comentarios

  1. Pues si es innovadora en Colombia, desde hace mas de 50 años se hacen películas de lo mismo (hablo de otros tipo de temas) aquí y allá y no por eso cada película debió hacerse antes, no tiene sentido, como Linea de tiempo solo he visto esa hecha en Colombia así que aplaudo el riesgo así no ofrezca el mejor resultado. Las comparaciones que haces con otras películas nada tienen que ver con el tema de la película, siento que no eres imparcial y que hay cierta frustración en tus comentarios pues elogias unas películas demasiado malas y destruyes otras que poseen mejor contenido. Amo el esfuerzo y valentía de cada película hecha en Colombia, así que no presten atención a este tipo de criticas, bien dicen: Recibe criticas constructivas de quien haya construido algo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*