No Hard Feelings (Hazme el favor) (2023)

Jennifer Lawrence regresa a la gran pantalla con una explosiva comedia que no se disculpa ante sus incorrecciones y con momentos genuinamente conmovedores e inolvidables.

Director: Gene Stupnitsky

Jennifer Lawrence, Andrew Barth Feldman, Matthew Broderick, Laura Benanti

La actriz Jennifer Lawrence no está hecha para estos tiempos. Tuvo un debut impresionante en la gran pantalla como Ree en la estupenda cinta Lazos de sangre, interpretando a una chica agreste empecinada con encontrar a su padre.  Luego se hizo cargo de la franquicia de Los juegos del hambre (quizás la mejor saga basada en novelas juveniles) y se convirtió en superestrella. Ha trabajado con Guillermo Arriaga en Camino a la redención, con Jodie Foster en Mi otro yo, con Darren Aronofsky en Madre y con Francis Lawrence (director de Los juegos del hambre) en Operación Red Sparrow, cuatro películas injustamente infravaloradas. Brilló al máximo asociada a David O. Russell en las magníficas Los juegos del destino, Escándalo americano y Joy. Y fue una de las protagonistas de No mires arriba, una de las mejores sátiras de todos los tiempos.

Ahora, esta actriz de innegable potencia, regresa a la gran pantalla con una bienvenida comedia que, como ella, no le ofrece disculpas a nadie.

El director es Gene Stupnitsky, autor de esa joya políticamente incorrecta conocida como Good Boys, acerca de tres preadolescentes mal hablados que se embarcan en una odisea de sexo y drogas. Hazme el favor continúa por el camino iniciado en su ópera prima. Una comedia sexual que se aprovecha del gran talento de Lawrence, quien aquí da lo mejor como si estuviera trabajando con Russell o Aronofsky.  

La cinta se desarrolla en Montauk, curiosamente, la misma locación del estupendo drama televisivo The Affair. Allí vive Maddie (Lawrence), una mujer de más de treinta años de edad que vive en la casa de su madre fallecida, sin una pareja estable y con muchas deudas por pagar. Las cosas se ponen color hormiga para Maddie, cuando su auto es embargado. Este era su medio de transporte para llegar al trabajo y trabajar ocasionalmente como conductora de Über. Maddie se niega a usar su casa para Airbnb y los impuestos a pagar son muy altos en este lugar, famoso por su turismo.  

Sus mejores amigos con un surfista descocado llamado Jim (Scott MacArthur) y su esposa embarazada Sara (Natalie Morales). Ellos le hacen ver a Maddie sobre una oportunidad de negocios anunciada en Craiglist. ¿Se convertirá Maddie en una WebCam Girl? ¿Abrirá una página en Only Fans? Nada de eso.

Laird (un Matthew Broderick muy diferente al Ferris Buller que solía ser) y Allison (Laura Benanti) son una pareja de hiper padres (algo peor que los “padres helicóptero”). Ambos están dispuestos a entregarle un auto completamente gratis y libre de impuestos, a la mujer que le haga perder la virginidad a su hijo Percy (Andrew Barth Feldman), un joven retraído de diecinueve años de edad, con un gran talento para la música y próximo a ingresar a Princeton.  Los acomodados padres temen que sin la experiencia de tener una “novia”, su hijo va a tener una muy mala experiencia en la universidad. “¿Por qué más bien no tienen sexo ellos con su hijo y solucionan el problema de una vez?” se pregunta Maddie ante semejante propuesta tanto fáustica como edípica.

Es así que la desesperada mujer va a hacer todo lo posible para seducir al asustadizo centennial, en una especie de homenaje tanto de El Graduado (la cinta que convirtió en estrella a Dustin Hoffman) como de Negocios riesgosos (la cinta que convirtió en estrella a Tom Cruise).

Hazme el favor incluye dos escenas que serán muy difíciles de olvidar. La primera tiene que ver con Jennifer Lawrence totalmente desnuda (esta vez sin estar pintada de azul como Mystique de los X-Men), peleando contra un grupo de idiotas que le robaron su ropa mientras intentaba nadar con Percy en la playa. La segunda, mucho más sutil, pero tremendamente conmovedora, tiene que ver con Percy tocando el piano y cantando su propia versión de Maneater, el clásico ochentero de Daryl Hall & John Oates, cuya letra el joven había interpretado de forma literal (la historia de una mujer caníbal devoradora de hombres). ¡Lo que hacen los videojuegos en la mente vulnerable de las nuevas generaciones!  

Esta es una cinta predecible, pero realmente graciosa que hace brillar tanto a Lawrence como a su contraparte Barth Feldman. Aquellos que pensaban que cintas como El último americano virgen o American Pie se habían extinguido para siempre, deberán echarle un vistazo a Hazme el favor, que no llega a las alturas sublimes del amor adolescente como Antes del amanecer o Licorice Pizza, pero que se acerca peligrosamente. Su “mal gusto” terminará dejando un refrescante sabor en los espectadores.  

Sobre André Didyme-Dôme 1665 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*