To Catch A Killer (Misántropo) (2023)

El director argentino vuelve con otro relato salvaje, esta vez protagonizado por una agente de la policía y desarrollado en una Norteamérica oscura y decadente.

Director: Damián Szifron

Shailene Woodley, Ben Mendelsohn, Jovan Adepo, Ralph Inesson

El guionista, director y productor argentino Damián Szifron sorprendió a la cinefilia en el 2014 con Relatos salvajes, una serie de relatos independientes donde se exploró la forma como la venganza y la violencia surgen inesperadamente en situaciones de la vida urbana cotidiana.

Los giros inesperados y la disección de la naturaleza humana en situaciones límite, se mantienen más o menos intactas en Misántropo, una cinta policíaca claramente influenciada por El silencio de los corderos y Se7en, y protagonizada por Shailene Woodley, la actriz que comenzó en la televisión con la serie La vida secreta de la adolescente americana, para luego ganar popularidad en el cine con Bajo la misma estrella y Divergente, dos populares cintas basadas en exitosas novelas juveniles.  

Sin embargo, quienes vamos más allá de las recaudaciones de taquilla, sabemos que el talento de Woodley se evidencia en trabajos más modestos, pero mucho más potentes, como son Los descendientes, esta maravillosa comedia del gran Alexander Payne; y la excelente Pájaro blanco de la tormenta de nieve, del enfant terrible del cine independiente, Gregg Araki. También hay que hablar de su estupenda labor en la serie de HBO Big Little Lies, junto a Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Zoë Kravitz y Meryl Streep.

En la primera cinta en inglés de Szifron, Woodley interpreta a la policía de Baltimore Eleanor Falco, una mujer con un pasado de depresión y adicciones que intenta cumplir con su labor de la mejor manera, como si se tratara de una oportunidad para redimirse y darle algo de sentido a su vida miserable y solitaria. Un asesino en serie se ha dispuesto a disparar a diestra y siniestra a las personas que celebraban el año nuevo y Falco hace parte de las personas que acuden en ayuda de las víctimas, aunque ya es demasiado tarde.

Entra en escena Geoffrey Lammark (Ben Mendelsohn, estupendo como siempre), encargado de la captura del asesino en serie que tomó la vida de 29 personas de una manera indiscriminada. El veterano agente del FBI capta la astucia e inteligencia de Falco y es así como este arma un equipo con la policía y el agente Jack McKenzie (Jovan Adepo de Babylon), para cumplir con su misión.

Las cosas se complican debido a la burocracia y el ansia de poder inherente al sistema, combinado con el extremado profesionalismo del asesino, quien no solo cubre sus rastros de una manera meticulosa, sino que vuelve a hacer de las suyas en un centro comercial atestado de personas.

Pese a que Szifron intenta canalizar los trabajos de Jonathan Demme y David Fincher, lo cierto es que se queda en el nivel de un buen capítulo de CSI o Criminal Minds. Asimismo, los que esperaban una cinta equiparable o superior a Relatos salvajes quedarán profundamente desilusionados.

Sin embargo, gracias a las sólidas actuaciones de Woodley y Mendelsohn, y a un ritmo envolvente logrado por Szifron, este oscuro policíaco ambientado en una Norteamérica decadente, pero poco original y plagado de lugares comunes, milagrosamente llega a funcionar.

Sobre André Didyme-Dôme 1683 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*