Talk To Me (Háblame) (2023)

La nueva cinta de horror australiana te agarrará con fuerza y te obligará a entrar en ella. 

Directores: Danny Philippou, Michael Philippou

Sophie Wilde, Alexandra Jensen, Miranda Otto, Joe Bird

Los australianos poseen en su historia fílmica pocas películas de terror, pero dentro de ellas encontramos algunos verdaderos clásicos del género como Picnic at Hanging Rock (1975), Next Of Kin (1982), Braindead (1992), Wolf Creek (2005) y The Babadook (2014), por mencionar algunas de las más poderosas obras del género, que, la verdad sea dicha, parecen haber sido extraídas de lo más profundo del reino de las pesadillas. 

Los hermanos gemelos Danny y Michael Philippou, creadores del canal de YouTube RackaRacka, conocido por sus videos en los que se mezcla el humor con el miedo, deciden seguir los pasos de Jordan Peele (Get Out), Kevin Smith (Tusk), Zach Creeger (Barbarian) y John Krasinski (A Quiet Place), autores que dejaron a un lado el camino de la comedia, para producir unas potentes cintas de auténtico terror.

Háblame, su ópera prima, le rinde homenaje a Sam Raimi (Evil Dead, Drag Me To Hell), Peter Jackson (Bad Taste, Braindead) y Wes Craven (Scream), tres directores que sabían muy bien que la comedia y el horror no son géneros opuestos e incompatibles. Y todos aquellos que hemos alguna vez acusado a los youtuberos de ser tontos y superficiales, deberemos tragarnos nuestras palabras. 

En el 2018, el brasilero Joe Penna saltó de la internet a la gran pantalla con Arctic, una sorprendente cinta de supervivencia que hizo brillar al actor Mads Mikkelsen, y ahora los hermanos Philippou nos traen una pieza de terror contemporáneo protagonizada por adolescentes, pero que, siguiendo las enseñanzas del maestro George A. Romero, está fundamentada en múltiples subtextos (culpa, adicción, miedo a la muerte) y no se queda en sobresaltos efectivos (que los tiene). 

Un escalofriante prólogo ambientado en una fiesta y una inquietante situación con un canguro atropellado que agoniza en medio de la carretera, nos preparan para lo que sigue. Mia (Sophie Wilde), es una adolescente que al igual que Rue Bennett, la chica de la serie Euphoria encarnada por Zendaya, la trágica muerte de uno de sus padres (en este caso su madre, que cometió suicidio), ha apagado su luz y la ha convertido en una persona retraída y con impulsos autodestructivos. Sin embargo, el apoyo de su padre (Marcus Johnson), junto con el de la familia de Jade (Alexandra Jensen) su mejor amiga, la mantienen en un estado en el límite de lo funcional.  

Mia se comporta como una hermana mayor con Riley (Joe Bird), el hermano menor de Jade y un chico retraído como ella. Sue (Miranda Otto), la madre de Jade y Riley es una mujer trabajadora, que intuye cuando sus hijos (y Mia) van por el camino incorrecto, quizás como producto de sus propias experiencias de juventud.

El camino a la perdición para los tres jóvenes tiene que ver con unos videos virales de Snapchat, en donde unos chicos usan una mano de cerámica para conjurar espíritus. Resulta que los videos son reales y Mia, tal vez con el propósito de pertenecer y encajar con un grupo, decide entrar en el peligroso juego, el cual consiste en agarrar con fuerza la mano y pronunciar la palabra “Háblame” para luego invitar al espíritu a que tome posesión por un minuto del voluntario, con las palabras “Te dejo entrar”. 

Es imposible continuar narrando lo que sucede en la cinta sin estropear la experiencia. Basta con decir que esta es una cinta inteligente y muy humana que más allá de los elementos sobrenaturales, nos comenta sobre un grupo de chicos estropeados por las malas experiencias que trae consigo la vida y que recurren a un juego peligroso, muy similar al de drogarse o autolesionarse, como una especie de grito de ayuda muy poco efectivo y con un fuerte precio a pagar. 

Los amantes de las obras de “terror elevado” como Hereditary, It Follows, You’re Next o It Comes At Night, quedarán sorprendidos por la estupenda fotografía de Aaron McLisky, el magistral trabajo sonoro (que puede llegar a estropearse mucho si la cinta se aprecia en una versión doblada al español) y las escenas de gore, las cuales son pocas, pero imposibles de borrar de la memoria. Además de la presencia de lugares comunes, algunas personas se quejarán de las molestas ambigüedades y los elementos que quedan sin resolver, pero hay que decir que los directores ya se encuentran en la realización de una precuela.

El título Háblame puede que apele a la palabra que hace aparecer a los espectros del más allá, pero el gran logro de los Philippou está en que también hace referencia a la invitación hecha por muchos padres, maestros y terapeutas a aquellos jóvenes que necesitan de una mano amiga para que los haga salir de su infierno real. Es ahí donde está la verdadera fuerza de esta cinta.

Sobre André Didyme-Dôme 1680 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*