Palma (Una amistad para siempre) (2021)

Conozcan a Palma, una perrita Pastor Alemán que en los años setenta esperó en un aeropuerto de Rusia por el regreso de un amo que la abandonó.

Director: Aleksandr Domogarov

Liliya, Viktor Dobronravov, Leonid Basov

Hachiko, conocido también como Hachi, fue un perro de raza Akita nacido en Japón en 1923. La historia del canino que cumple cien años este año, se ha convertido en un conmovedor ejemplo de lealtad y amor inquebrantable entre un perro y su dueño.

En 1924, el profesor Hidesaburo Ueno de la Universidad de Tokio adoptó a Hachiko cuando era un cachorro. El perro y el profesor desarrollaron un vínculo extraordinario durante su tiempo juntos, y Hachiko se convirtió en su fiel compañero. Lo que hace famosa la historia de Hachiko es su devoción inquebrantable después de la muerte de su dueño.

En mayo de 1925, el profesor Ueno falleció repentinamente en el trabajo, pero Hachiko no lo sabía. El perro siguió yendo a la estación de tren de Shibuya todos los días, esperando el regreso de su dueño durante más de nueve años, hasta su propia muerte en marzo de 1935. Esta rutina conmovió a la gente que lo veía esperar, y su historia se hizo ampliamente conocida en Japón.

Hoy en día, la historia de Hachiko es recordada y honrada en todo el mundo. En la estación de tren de Shibuya, se erige una estatua en su honor, que se ha convertido en un símbolo de lealtad en Japón. Hachiko también ha inspirado libros, películas y documentales que cuentan su conmovedora historia de amor incondicional hacia su dueño, lo que lo convierte en un ejemplo perdurable de la relación entre humanos y sus fieles amigos caninos.

Cuarenta años después de la muerte de Hachiko, el periódico ruso Komsomolskaya Pravda publicó un artículo titulado “Esperando durante dos años“, escrito por Yuri Rost y que describe los eventos reales que ocurrieron en el Aeropuerto Internacional de Vnukovo en Moscú a finales de los años setenta. En 1989, basándose en el artículo, se realizó una primera película para la televisión titulada Atado a la Pista, dirigida por Vladimir Khmelnitsky.

Una amistad para siempre es la segunda cinta inspirada en esta increíble historia real y protagonizada por una perrita pastor alemán llamada Palma, (encarnada por la maravillosa actriz canina Liliya). Su historia es la siguiente: Igor Polskiy (Yan Tsapnik) viaja al extranjero con su mascota para responder a una oferta de trabajo, pero en el último momento no le permiten subir al avión debido a la falta de los documentos médicos de Palma. Polskiy no tiene más remedio que dejar al perro en la pista y despegar sin ella. Del mismo modo que Hachiko lo hizo en la estación de tren, Palma permanece en el aeropuerto, corriendo hacia cada avión que aterriza, con la esperanza de que su dueño regrese algún día.

Al mismo tiempo, un niño de nueve años llamado Kolya (encarnado por el debutante Leonid Basov) llega al aeropuerto. Su madre ha fallecido y ahora debe vivir con su padre, un piloto de avión huraño y severo llamado Vyacheslav Lazarev (Viktor Dobronravov), a quien nunca había visto en su vida y que acoge al niño a regañadientes. Surge de inmediato una amistad entre Palma y Kolya, dos almas solitarias y traumadas, que intentan apoyarse mutuamente.

La cinta de Aleksandr Domogarov Jr. (actor de varias entregas de la saga infantil de películas conocidas como Yolki), presenta problemas de ritmo y no evita saturar al espectador con altas dosis de edulcoramiento. Pero lo cierto es que, aunque no es tan efectiva como la versión norteamericana de Hachiko protagonizada por Richard Gere y dirigida con maestría por Lasse Hallström (quizás una de las películas más tristes de la historia del cine), Una amistad para siempre alcanza a lograr su cometido de tocar nuestro corazón.

Esta cinta bien intencionada y colmada de ternura, fue todo un éxito en Rusia y su director se encuentra actualmente filmando una secuela. Asimismo, Liliya mantiene una agenda muy ocupada, ya que es la protagonista de otra cinta, esta vez un drama llamado Afrika, en la que tres niños en el escenario de la devastada ciudad de Leningrado en 1943 se encuentran en la encrucijada de salvar a un perro o a su familia. Liliya ya es toda una actriz a la que hay que seguirle el paso. ¡Guau!

Sobre André Didyme-Dôme 1617 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*