The Marvels (2023)

¡Poder Femenino! La nueva cinta de Marvel presenta un sinnúmero de problemas, pero todos quedan atrás cuando las chicas unen sus fuerzas.

Directora: Nia DaCosta 

Brie Larson, Samuel L. Jackson, Teyonah Parris, Iman Vellani, Zawe Ashton

¡Azúcar! Hace dos años, la directora Nia DaCosta nos sorprendió con un maravilloso remake de la saga de Candymanel cual presentaba un despliegue formal tan sofisticado y profundo como el de un trabajo de Jordan Peele. Sin embargo, los fanáticos tóxicos de las películas de terror (muchos de ellos hombres) le dieron la espalda.

¡Flores! En las redes, Brie Larson, la actriz de esa inolvidable cinta conocida como Room, se ganó la antipatía de los fanáticos de las películas de superhéroes  por no tener un derriere tan grande como el de su contraparte de DC, por ser una feminista declarada y por decir en voz alta que su personaje es el más poderoso de todo el universo Marvel. El resultado fue el tibio recibimiento de sus dos películas en solitario. 

¡Muchos colores! Una de las series de Marvel más repudiada por los fanáticos es Ms. Marvel, en donde una alegre chica adolescente de origen pakistaní sueña con convertirse en un nuevo integrante de los Avengers. Muchas de las críticas ridículas a la serie de Disney+, apuntan a la apariencia física y al origen étnico de la actriz Iman Vellani, más que a la trama, el tono o la propuesta formal de la serie. La verdad sea dicha, aunque Ms. Marvel tiene sus fallas, propone algo muy diferente a lo acostumbrado. Ni hablar del injusto recibimiento a la extraordinaria cinta en solitario de Black Widow (se culpó a la pandemia por ello); a los ataques hacia Zendaya, la actriz que encarnó a Mary Jane, la novia de Spider-Man, por su apariencia física y su color de piel; y el rechazo recalcitrante a She-Hulk. Los fanáticos tóxicos culparon a los efectos especiales irregulares, pero lo cierto es que no pudieron admitir que los villanos de la serie sean ellos mismos (hombres convirtiendo a una poderosa abogada en un fetiche sexual de color verde).

En una entrevista realizada para Rolling Stone, Samuel L. Jackson equiparó a los fanáticos tóxicos de Marvel, que no admiten que una mujer usurpe el poder masculino en la gran pantalla, con los incels, una peligrosa subcultura conformada por hombres heterosexuales que culpan a las mujeres de su falta de éxito en las relaciones, así como culpan a Yoko Ono de la separación de los Beatles, al elenco de las Cazafantasmas por arruinar su amada franquicia y a Brie Larson e Iman Vellani por haber estropeado su preciado universo extendido con su despliegue de poder femenino.

No es un secreto que la producción de The Marvels estuvo plagada de problemas y el resultado es evidencia de ello. La edición es desconcertante, el tono es irregular, el desarrollo de los personajes es torpe y todo parece una colcha de retazos, lo cual puede deberse a las múltiples retomas y correcciones llevadas a cabo para tratar de complacer a un público imposible de complacer. 

Otro problema también radica en el hecho de que esta película obliga haber visto las dos películas previas de Capitana Marvel, así como las series WandaVision, Ms. Marvel Invasión secreta para poder seguir la historia. Quienes se acerquen a The Marvels sin esa preparación previa pueden sentirse perdidos y con muchas preguntas (¿Cómo obtuvo sus poderes Monica Rambeau? ¿Por qué Nick Fury se encuentra en esa estación espacial mediando una guerra entre los Skrulls y los Kree? ¿Quién es esa chica pakistaní?).

La historia comienza de una manera arquetípica. Dar-Benn (encarnada de una manera seductoramente malévola por Zawe Ashton), nuestra villana trágica de turno y líder de los Kree, encuentra un antiguo artefacto asociado con los poderes de Ms. Marvel y que tiene el poder de destruir prácticamente el universo. Ella planea utilizarlo para recuperar los recursos de su planeta, devastado en gran parte gracias a la intervención de la Capitana Marvel. Su estrategia consiste en apropiarse de los recursos naturales de otros planetas y así volver a llevar a los Kree a su gloria. Asimismo, un portal dimensional que queda abierto por accidente lleva a que los poderes de Capitana Marvel, Ms. Marvel y Monica Rambeau se entrelacen, causando un divertido efecto cuántico.

Este poderoso subtexto político y esa emocionante premisa obtenida de la física óptica se hubieran convertido en algo fascinante si a la película se le hubiera permitido respirar. Pero todo sucumbe a ligerezas, emulaciones fallidas de Guardianes de la galaxia y efectos especiales irregulares, todo para complacer a los fanáticos tóxicos. Es bien sabido que a los seguidores de Rápido y furiosoSaw y Megalodón no les gusta mucho poner a funcionar sus cabezas y, como diría Ridley Scott, son incapaces de dejar de mirar sus dispositivos celulares para prestar atención a lo que aparece en la pantalla. Su actitud está acabando con la inteligencia en el cine.

Pero hay algo tan grave como el déficit de atención de los pandemials, así como su inmadurez, superficialidad, insatisfacción caprichosa y actitud incel, por no mencionar su racismo y homofobia oculta en frases como “inclusión forzada” e “ideología de género”, las cuales gustan de repetir como loros. Ese otro factor tiene que ver con el trending y con creer ciegamente en lo que nos dicen las redes. Si en ellas se afirma que Oppenheimer y Barbie son obras maestras (y no lo son), el público acudirá en masa a verlas sin chistar. Si, por el contrario, nos dicen que The Flash y Blue Beetle son un desastre (y no lo son), el público no les dará la más mínima oportunidad. The Marvels, tristemente, cae en el segundo grupo, pero a diferencia de las últimas películas del universo DC, esta casi llega a ser un desastre.

Lo que salva a esta cinta es, definitivamente, la dinámica entre sus actrices. Brie Larson captura el espíritu algo egocéntrico e impulsivo que hace parte de la Carol Danvers de los cómics (todos los superhéroes de Marvel presentan una falencia a nivel humano), además de su hábito de ocultar secretos, como uno que incluye a un príncipe (Park Seo-Joon) y algunas canciones al estilo Disney. Teyonah Parris logra evidenciar el resentimiento que Monica Rambeau (Photon en los cómics) tiene hacia su tía Carol y su hábito de asumir un papel conciliador y maternal al interior del trío de chicas superpoderosas. Pero todo el azúcar, las flores y todos los colores van para Iman Vellani, quien como Kamala Khan captura la esencia de lo que significa ser una chica adolescente criada por sus padres en la actualidad. Ella es quien se roba el show en esta cinta caótica y desordenada. Vellani nació para interpretar a Ms. Marvel. Bueno, también están los gatos…

P.D. No se pierda dos sorprendentes escenas postcréditos. La primera nos muestra a Kamala con un fantástico y juvenil plan y la segunda a Monica Rambeau estableciendo contacto con un miembro del grupo conocido como… ¡Ah! ¡Los spoilers!

Sobre André Didyme-Dôme 1617 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*