La odisea de los giles (2019)

Una deliciosa comedia argentina sobre un grupo de perdedores que están dispuestos a recuperar lo que es suyo por derecho.

Director: Sebastián Borensztein

Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Ailín Zaninovich, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, marco Antonio Caponi

Continuando la tradición de los clásicos sobre robos como I Soliti Ignoti de Mario Monicelli, Rififi de Jules Dassin y Ocean’s Eleven de Steven Soderbergh, llega La odisea de los giles, una maravillosa cinta del argentino Sebastián Borensztein (autor de las estupendas Un cuento chino y Kóblic).

Como en la cinta de Monicelli, quienes planean el robo son un grupo de perdedores, solo que esta vez son las víctimas de la terrible recesión económica que sacudió a Argentina a comienzos del nuevo milenio, conocida como “el corralito”. Ricardo Darín, quizás el actor más importante de los últimos años (y colaborador frecuente de Borensztein), interpreta a aquí a Fermín Perlassi, el líder del grupo.

Fermín, antigua leyenda del fútbol local, junto con su esposa Lydia (Verónica Llinás) y su amigo Antonio (Luis Brandoni), sueñan con comprar una antigua copiadora de granos y establecer una cooperativa, para darle empleo a la gente de un pueblo en decadencia. Los tres logran recolectar una considerable cantidad de dinero por parte de varios inversionistas entusiastas como el peronista Belaúnde (Daniel Aráoz), los torpes hermanos Gómez (Alejandro Gigena y Guillermo Jacubowicz), el loco Medina (Carlos Belloso), la empresaria Carmen (Rita Cortese), hija del aparentemente inútil Hernán (Marco Antonio Caponi).

Sin embargo, el dinero se pierde debido a una estafa organizada por el gerente de un banco y Fortunato Manzi, un codicioso abogado (interpretado por el colombiano Andrés Parra). Es así que Fermín, su hijo Rodrigo (interpretado por Chino Darín, hijo en la vida real de Ricardo), y los socios inversionistas, inspirados en la película How To Steal A Million, protagonizada por Peter O’Toole y Audrey Hepburn, van a intentar recuperar su dinero, el cual está guardado en una bóveda a prueba de ladrones construida por Manzi en la mitad del campo y lejos de la ciudad.

La película, basada en la novela La noche de la usina de Eduardo Sacheri (co guionista de la cinta), sigue al pie de la letra la estructura clásica de las películas sobre robos (preparación meticulosa seguida por la ejecución del plan). Sin embargo, la historia está llena de sorpresas, mantiene un buen ritmo que nunca decae, maneja un estupendo sentido del humor y es de una gran pertinencia para estos tiempos de injusticia y desigualdad social. La odisea de los giles es una nueva evidencia del excelente estado en el que se encuentra el cine argentino actual.         

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*