Araghe Sard (Cold Sweat) (El permiso) (2018)

Una jugadora de fútbol profesional ve cómo sus sueños son destrozados por el hombre que supuestamente la ama, en la segunda película del director iraní Soheil Beiraghi.

Director: Soheil Beiraghi

Baran Kosari, Amir Jadidi, Leili Rashidi, Hoda Zelnolabedin

La segunda película del director iraní Soheil Beiraghi, luego de Me, su debut del 2016, vuelve a recurrir al tema de la represión a la mujer con una nueva protagonista que se rebela ante las leyes retrógradas de la cultura del islam.

Esta vez, la mujer oprimida es Afrooz (Baran Kosari), una jugadora profesional de fútbol y capitana de la selección femenina de Irán, quien no puede asistir a las finales realizadas en Malasia, debido a que su marido Yaser (Amir Jadidi), un popular presentador de la televisión le niega el permiso para salir del país.

La influencia del cine de Asghar Farhadi y de Jafar Panahi en el trabajo de Beiraghi es más que evidente. El permiso es muy similar a Una separación (la obra maestra de Farhadi), la cual aborda a una mujer empoderada que quiere separarse de su marido machista; y a Fuera de juego, la cinta de Panahi del 2006, en la que a un grupo de mujeres aficionadas al fútbol se les niega la entrada a los estadios.

De todas maneras, este es un relato muy humano que nos hace sentir en carne propia la dolorosa situación de una mujer que quiere hacer algo con su vida, pero la sociedad en la que vive, y el hombre que supuestamente la ama, se encargan de someterla, llenarla de desesperanza y acabar con todas sus ilusiones. Lo verdaderamente desgarrador es que esto sigue siendo una realidad para miles de mujeres iraníes.   

Sobre André Didyme-Dôme 915 Artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*