Sadako (El aro: Capítulo final) (2019)

Luego de seis películas japonesas y tres remakes norteamericanos, la saga de El aro vuelve a las pantallas, y el resultado no puede ser más decepcionante.

Director: Hideo Nakata

Himeka Himejima, Elaiza Ikeda, Ren Kiriyama, Hiroya Shimizu, Takashi Tsukamoto

La saga Ringu (conocida en español como El aro), se inició en 1998 con una maravillosa cinta acerca de un misterioso vídeo que mata en un plazo de siete días a aquellas personas que llegan a verlo. En este trabajo (que inauguró la fiebre por el terror japonés a finales del siglo XX), su director Hideo Nakata, hacía muestra de su talento para la conformación de atmósferas y en el manejo de una sutileza que llega a perturbar más que los sobresaltos efectistas.

En ese mismo año se estrena Rasen, la supuesta segunda parte de Ringu, dirigida por George Lida, que fue un desastre tanto de público como de crítica (hoy es conocida como “la secuela perdida” de El aro). Para salvar la franquicia, Nakata vuelve a tomar las riendas con Ringu 2, estrenada en 1999, que aminora la preocupación por la atmósfera y las sutilezas, para enfatizar en el efectismo. Sin embargo, fue todo un éxito comercial. Un año después, llega a la cartelera la precuela Ringu 0: Basudei, dirigida por Norio Tsuruta, que resulta ser un mediocre intento de incorporar la historia de Carrie (la novela de Stephen King) a la mitología de El aro, sin mucho éxito.

En Estados Unidos, la fascinación por la historia planteada por Nakata, condujo a un elegante remake protagonizado por Naomi Watts y dirigido por Gore Verbinski. El éxito de esta versión, llevó a una secuela norteamericana asumida por el mismo Nakata, que falló miserablemente en impactar y aterrar. Ni hablar de una tercera cinta llamada Rings, del español Francisco Javier Gutiérrez, que se considera la peor de todas las películas de la saga.

Para empeorar las cosas, en Japón se intenta revivir la historia de Ringu, con las cintas Sadako, del 2012 y Sadako 2 del 2013, dos pésimas cintas en 3D, que pueden considerarse como las continuaciones de la fallida Rasen. Un crossover con la popular cinta Ju-On, titulada Sadako Vs. Kayako, se estrena en el 2016, causando más hilaridad que miedo y llevando al espectador a desear no saber más sobre nada relacionado con El aro.

Pero la maldición continúa, ya que Hideo Nakata vuelve a abordar esta historia cansada y desvirtuada, con El aro: capítulo final (título que probablemente no sea cierto). Lastimosamente, el video maldito ya no es el centro de la historia y, aunque algo queda de las atmósferas perturbadoras del cine de Nakata (también director de la estupenda Aguas oscuras), la narración soporífera y los sustos poco efectivos, la convierten en otro desastre más.

En esta especie de nueva precuela, los protagonistas son la psicóloga Mayu (Elaiza Ikeda); su hermano Kazuma (Hiroya Shimizu), un joven youtuber interesado en fenómenos paranormales; y su compañero Yusuke Ishida (Takashi Tsukamoto). Junto a ellos tenemos a Sadako (Himeka Himejima), la niña con poderes sobrenaturales y protagonista del video de El aro.      

Hablar sobre la historia enrevesada no vale la pena, ya que carece del más mínimo interés. Este regreso a El aro es aburrido a más no poder, está lleno de lugares comunes y se aparta de los elementos que alguna vez causaron fascinación en el espectador. Este sushi podrido es la prueba de que no todo lo que nos llega de Japón es oro.  

Sobre André Didyme-Dôme 915 Artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*