One Eyed Jacks (El rostro impenetrable) (1961)

Director: Marlon Brando

Marlon Brando, Karl Malden, Katy Jurado

Después de ser un proyecto desechado por Stanley Kubrick, Marlon Brando tomó las riendas de la dirección de este Western basado en la novela The Authentic Death of Hendry Jones de Charles Neider. Fue la única vez que el actor dirigió una cinta y el resultado fue un fracaso tanto comercial como de crítica cuando se estrenó en 1961.  

OneEyed Jacks, (en cuyo guion colaboraron Rod Serling y Sam Peckinpah), cuenta la historia de Río (Brando), un bandido que busca a su antiguo socio llamado Dad (Karl Malden) para buscar venganza luego de su traición. Luego de cinco años de búsqueda, Río se encuentra con Dad y ambos fingen haber dejado los rencores atrás.

Cuenta la leyenda que el corte original de One Eyed Jacks tenía cinco horas de duración y que Brando fue obligado por los estudios Paramount a acortar la película a dos horas y veintiún minutos. Hasta la fecha, esta última versión es la que existe y la que Brando desacreditó como un producto ajeno a su intención original.  De todas formas, la cinta se sigue sintiendo larga.

La inexperiencia de Brando se hace evidente no solo en la cantidad de tiempo que se tomó filmando (la cinta comenzó a filmarse en 1958 y se terminó en 1960), sino también en los múltiples errores de script (que se hacen evidentes en las escenas de plano y contraplano). Sin embargo, la potencia de sus actores, la excelente fotografía de Charles Lang (fue la última película filmada en el bellísimo formato VistaVision) y el oscuro tono freudiano, hicieron que Western crepuscular, favorito de directores como Spielberg, Eastwood, Tarantino y Lynch, envejeciera muy bien.  

Sobre André Didyme-Dôme 1617 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*