Sausage Party (La fiesta de las salchichas) (2016)

Una película animada para adultos, en apariencia vulgar y violenta, es en realidad un trabajo profundo que subraya y resalta todo lo que está mal en nuestra sociedad.

Director: Conrad Vernon, Greg Tiernan

Con las voces de Seth Rogen, Jonah Hill, Salma Hayek, Kristen Wiig

Los dibujos animados para adultos (o como dicen los abuelos “los dibujos animados groseros”), no son nuevos en el cine. Las dos partes de Fritz The Cat, las dos entregas de Heavy Metal, las versiones para la pantalla grande de Beavis & Butt-Head, South Park y Aqua Teen Hunger Force, son algunos de los ejemplos más conocidos. Y ni hablar de los dibujos animados pornográficos que se han venido realizando desde los mismos inicios del cine, de los anime (y el hentai) provenientes del Japón, o de las interesantes series animadas producidas para los canales MTV, Comedy Central y Adult Swim.

Sausage Party es definitivamente un dibujo animado para adultos (hay que recordar que la animación no es un género, es una técnica donde cabe cualquier género, desde el infantil hasta el pornográfico). Pero este es un dibujo animado sumamente inteligente y de una fuerte carga política, que le devuelve al cine esa sensación contracultural de rebeldía y peligro que no se veía desde los años sesenta.

Esta película es la antítesis de VeggieTales, una franquicia animada sobre frutas y verduras antropomórficas que transmite valores cristianos. Aquí, se nos cuenta la historia de una salchicha que quiere saber qué sucede más allá de las puertas del supermercado donde es exhibida para su consumo. Pero la salchicha, en vez de entregarse a la fe, cuestiona la existencia de Dios. Asimismo, rechaza la intolerancia que lleva a conflictos eternos como el de Israel y Palestina y recurre a los psicotrópicos para escapar (o conocer) la realidad.

Esta salchicha cuestiona los prejuicios que todavía tenemos sobre la diferencia, la sexualidad humana y la identidad de género, además de realizar una fuerte crítica al capitalismo salvaje que conlleva al consumo desmedido. Sí señores, Sausage Party abarca todos estos grandes temas y lo hace de la manera más hilarante y divertida posible.

La fiesta de las salchichas hace lucir a VeggieTales como un producto mucho más tóxico para el público infantil que lo que puede llegar a ser esta cinta. En este mundo de la internet y de los múltiples dispositivos tecnológicos, seguir pensando que los niños son ajenos al material explícito es algo tan ingenuo como alejado de la realidad.

Y aunque Sausage Party es una película animada que no es para todos los públicos, su crítica a la sociedad y a la cultura apela a todos. Esta no es una película pornográfica: es una obra profunda con apariencia de comedia ligera e irreverente. La fiesta de las salchichas es dinamita pura.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*