Suicide Squad (Escuadrón Suicida) (2016)

Director: David Ayer

Will Smith, Margot Robbie, Viola Davis, Jai Courtney, Cara Delevingne, Joel Kinnaman

Suicide Squad es la adaptación al cine del cómic publicado por primera vez en 1959 por DC Comics, acerca de un grupo de supervillanos que son reclutados para cumplir con misiones suicidas (de ahí su nombre). El concepto, que se desarrolló en la editorial DC Comics finales de los años 60 y que se basó en la película The Dirty Dozen, así como en la serie de televisión Mission: Impossible, incluye traiciones por parte de los miembros del equipo, muertes inesperadas y tanto fracasos como victorias.

La adaptación fílmica de Suicide Squad hace parte de las películas interconectadas del universo DC, que se inició con la buena Men Of Steel y la muy buena (así muchos digan lo contrario) Batman V Superman. Esta cinta es dirigida por David Ayer, quien tuvo a su cargo dos obras cargadas de mucha energía y adrenalina: la magnífica End Of Watch (quizás uno de los mejores policíacos de la historia) y Fury (un estremecedor relato sobre tanques ambientado en la Segunda Guerra Mundial).

Todo parecía indicar que Ayer era la persona ideal para tomar las riendas del Escuadrón Suicida. Sin embargo, el resultado es una película desastrosa en muchos niveles. La marca del director no se siente en toda la película y, en cambio, nos encontramos con un producto que parece realizado por un imitador mediocre de Michael Bay. Suicide Squad no es más que un desfile de personajes superficiales que hacen chistes tontos y que no tienen ninguna historia en la cual desenvolverse.

Entre los miembros del escuadrón encontramos a Deadshot (un francotirador despiadado, que aquí se reduce a un asesino simpático interpretado por un Will Smith que luce abrumado); Harley Quinn (la novia del Joker, interpretada por una Margot Robbie llena de cinismo y picardía, que quizás es una de las pocas cosas rescatables de la película); Enchantress (una Cara Delevingne que no supera su estatus de villano cuadriculado); y otros personajes con potencial pero que nunca llegan a desarrollarse (Captain Boomerang, Diablo, Killer Croc, Katana, todos reducidos a bosquejos).

Es una pena que un actor como Adam Beach (Smoke Signals, Windtalkers) sea desperdiciado como lo es aquí interpretando a Slipknot. Otros personajes, (curiosamente más ricos que los protagonistas) y que también son desperdiciados, incluyen a la mentora del grupo Amanda Waller (una Viola Davis más peligrosa que el mismo Joker), el coronel Rick Flagg (un sólido y humano Joel Kinnaman) y Batman (un Ben Affleck que luce borracho). Con respecto al Joker interpretado por Jared Leto, las expectativas eran altas y el resultado es más que decepcionante: Su guasón es un mafioso caricaturesco, poco amenazante y extremadamente sobreactuado. Se acerca más al Joker de César Romero que a Heath Ledger o a Jack Nicholson. Su payaso del crimen da pena ajena.

Suicide Squad comete todos los graves pecados de una película de superhéroes: Demasiados personajes y poco desarrollo (DC debe aprender del universo cinematográfico de Marvel y entender que es mucho mejor tener pocos personajes, desarrollarlos en varias películas y luego ir creciendo gradualmente), escenas de acción mediocres (¿Cuál es el sentido de ver una cinta de superhéroes si las peleas son una mierda?), y presiones de mercadeo (más chistes tontos, menos controversia, campaña de expectativa exagerada y nada de historia). Ni hablar de la pésima edición y de la banda sonora, la cual es prácticamente una serie interminable de temas clásicos y contemporáneos que parecen programados por Spotify.

DC Comics fue la primera editorial de superhéroes (lo siento Marvel, es la verdad) y sus personajes son icónicos e inmortales. Pero los fanáticos deben tener principio de realidad. Suicide Squad no llega a ser tan mala como Catwoman (tal vez la peor película de superhéroes de la historia), pero tampoco es una buena película: Es un pastiche indigesto que nos hace pensar que la última entrega de Teenage Mutant Ninja Turtles no era tan mala después de todo. ¿Dónde estás Christopher Nolan cuando te necesitamos?

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*