Alita: Battle Angel (La última guerrera) (2019)

James Cameron y Robert Rodríguez unen sus fuerzas para adaptar un manga con resultados satisfactorios.

Dirección: Robert Rodríguez

Rosa Salazar, Christoph Waltz, Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Jackie Earle Haley, Keean Johnson

Gunnm (mejor conocido como Battle Angel Alita) fue una serie de mangas creados en 1990 por Yukito Kishiro, que derivó en dos OVAs (Animes originalmente hechos para vídeo) producidas en 1993. Ambientada en un futuro distópico (año 2563), cuenta la historia de Alita (Gally en la versión japonesa), una ciborg inerte, cuya cabeza y tronco son encontrados en un basurero por el profesor Ido, un experto en cibernética quien logra crearle un cuerpo y revivirla, aunque con una pérdida de memoria severa. Ido la llama Alita en honor a su gato fallecido y, gradualmente, ella empezará a recordar ser una experta en el arte marcial de Panzer Kunst.

James Cameron, amante de los mangas y los animes y cuyo último trabajo como director fue estrenado hace diez años (Avatar continúa siendo la película más taquillera de la historia), produce la adaptación en acción real de Alita (actualmente Cameron se encuentra terminando la demoradísima secuela de Avatar) y le cedió el turno a Robert Rodríguez, un director que cuando trabaja en películas de acción para adultos de bajo presupuesto es maravilloso (El mariachi, Desperado, Del crepúsculo al amanecer, Érase una vez en México, Sin City, Planet Terror, Machete), pero cuyo resultado es irregular cuando se inclina a las cintas familiares de acción de alto presupuesto (Spy Kids, Chico tiburón y chica lava, Rocks). Alita no es una cinta para adultos, pero tampoco es para niños. Su presupuesto es enorme (más de doscientos millones de dólares) y se nota.  Pero Rodríguez logra llevarla a un feliz término, adueñándose de una película con un buen ritmo, que hace un estupendo uso de los efectos especiales y de la captura de movimiento, y que logra mantener la tensión y la emoción de principio a fin.

El problema está en la fuente originaria y en un guion muy poco original. La Alita de Rodríguez y Cameron (interpretada con captura de movimiento por la actriz Rosa Salazar con ojos gigantes y movimientos a lo Gollum), obtiene su nombre de la hija del profesor Ido (un estupendo Christoph Waltz), la cual falleció trágicamente, y esto nos lleva al terreno del Astroboy de Osamu Tezuka (pieza fundacional del manga y el anime), o al de la película de Spielberg, A.I. Inteligencia artificial.  La idea de un artesano que crea a su propia hija nos recuerda mucho al Pinocho de Collodi, y que la ciborg no recuerde sobre su pasado y sea una asesina letal, nos acerca peligrosamente a Jason Bourne y más a Ghost in the Shell (la cual hace muy poco tuvo su adaptación en acción real). A esto se le suma el Motorball, un peligroso deporte en patines en el que Alita participa (combinación del Rollerball de la película del mismo nombre, con el Racquetball de Super Agente Cobra), y una ciudad flotando en las alturas (Elysium) liderada por un tirano que oprime a los que habitan abajo (cualquier saga juvenil distópica).  Aquí los referentes dejan de serlo y se convierten en molestas derivaciones que le restan magnitud y contundencia a la película.

Alita logra sus mejores momentos cuando comienza a recuperar su memoria de procedimiento y se enfrenta a unos peligrosos ciborgs liderados por el malvado Grewishka (Jackie Earle Haley con captura de movimiento). Pero se torna cursi y dulzona, invadiendo el terreno de Crepúsculo (¡guácala!), cuando Alita conoce a Hugo (Keean Johnson), un supuesto chico malo que se enamora perdidamente de la ciborg.    

Los humanos malvados no son muy potentes. Jennifer Connelly interpreta a Chiren, la ex esposa de Ido y Mahershala Ali al siniestro Vector. Pero estos dos actores que han demostrado en repetidas ocasiones su inmenso talento, aquí solo se limitan a hacer presencia y a recitar su parlamento. Al igual que con la primera entrega de Animales fantásticos, se revela aquí al final a un famoso actor como el tirano. Esto puede ser un excelente augurio para la secuela, como el comienzo de una tragedia (como sucedió con la desafortunada interpretación de Johnny Depp en Animales).

En resumen, Alita: Battle Angel es una cinta de sorprendentes efectos especiales y escenas de batalla y persecución muy bien logradas (Cameron se demoró más de veinte años intentando llevar este proyecto al cine, el cual se debe apreciar en una pantalla IMAX). Pero se queda corta en dar un discurso profundo, en construir a sus personajes con una mayor complejidad y en otorgarle una fuerte dimensión humana a la historia. De ahí que sea grande pero efímera.

Sobre André Didyme-Dôme 1617 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

1 comentario

  1. Greetings from Colorado! I’m bored at work so I decided to
    browse your site on my iphone during lunch break. I enjoy the info you provide here and
    can’t wait to take a look when I get home. I’m shocked at how quick your blog
    loaded on my phone .. I’m not even using WIFI, just 3G ..

    Anyhow, good site! It’s the best time
    to make some plans for the long run and it’s time to be happy.
    I’ve learn this publish and if I could I want to counsel you few interesting
    things or suggestions. Maybe you could write subsequent articles regarding this article.
    I want to learn more things approximately it! I’ve been browsing online
    more than 3 hours today, yet I never found any interesting article like yours.
    It is pretty worth enough for me. Personally, if all web owners and bloggers made good content as you
    did, the internet will be a lot more useful than ever before.
    http://goodreads.com

Los comentarios están cerrados.