Beautiful Boy (Siempre serás mi hijo) (2018)

Cruda, realista y llena de afecto, esta cinta nos muestra cómo la adicción a las drogas no siempre responde a traumas de la infancia o a familias disfuncionales.

Dirección: Felix van Groeningen

Steve Carell, Timothée Chalamet, Maura Tierney, Amy Ryan

Beautiful Boy es un hermoso tema compuesto por John Lennon y es el título de una película basada en hechos reales y ambientada en los años noventa, acerca de la difícil relación entre un padre y un hijo adicto a las sustancias psicoactivas.

Steve Carell, quien con cada nuevo papel demuestra su inmenso rango actoral, interpreta al periodista David Sheff, un padre que debe lidiar con la adicción de Nic, su joven hijo (Timothée Chalamet, demostrando de nuevo su gran profesionalismo).

Mientras que cintas como Réquiem por un sueño, Spun y Clímax suelen exagerar (e inclusive glorificar) el consumo de psicotrópicos, Beautiful Boy pertenece a ese grupo de películas que buscan explorar las perspectivas tanto del consumidor como de las personas allegadas a este. Ayuda mucho que la cinta esté basada en las memorias tanto del padre como del hijo, lo que permite que el espectador conozca ambos lados del espectro.

David vive con su segunda esposa (una estupenda Maura Tierney), Nic y los dos pequeños hijos de su nuevo matrimonio. Su familia está llena de amor (amor entre esposos, amor entre hermanos, amor entre padres e hijos). ¿Entonces qué es lo que lleva a Nic a consumir de manera desaforada todo tipo de drogas? (especialmente drogas duras como heroína y meta anfetaminas).

En Beautiful Boy se nos muestra cómo la adicción no siempre responde a traumas de la infancia o a disfunciones familiares. David siempre está para su hijo, su madrastra le demuestra un afecto sincero y, pese a que Nic es hijo de un divorcio y la relación entre David y Vicki, su ex (Amy Ryan) son naturalmente tensas, lo cierto es que la madre de Nic también lo ama y se preocupa por él. ¿Es Nic un joven extremadamente sensible al que le duele el mundo? ¿o simplemente Nic recurre a las drogas porque le hacen sentir un inmenso en intenso placer? Esta película no busca dar respuestas, sino más bien provocar debates.

Lo cierto es que Nic está metido en una espiral descendente que gradualmente va deteriorando su mente y su cuerpo. Él ha sido aceptado en varias universidades, nunca le ha faltado afecto o bienes materiales en su vida, tiene un gran talento para dibujar y escribir, y tiene una novia que lo quiere. Su respuesta ante la vida es renunciar a sus estudios, vivir en las calles y robar a sus padres, renunciar al afecto de su familia, desperdiciar sus dones e invitar a su novia a la autodestrucción.

El director de origen belga Felix Von Groeningen (autor de esa increíble cinta llamada El círculo del amor se rompe), dirige a sus buenos actores para que sintamos en carne propia la desesperación de un padre que no sabe cómo actuar frente a su hijo, hasta el punto en que termina rindiéndose, para evitar que ese hoyo negro llamado Nic no termine acabando con lo que le queda de familia.

Beautiful Boy nunca cae en discursos edulcorados o en falsos optimismos. Es una película cruda y realista, que nos habla del problema de la adicción en los jóvenes y de cómo esta acaba con las relaciones familiares de una forma sistemática y progresiva.

Sobre André Didyme-Dôme 1683 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.