The Laundromat (Dinero sucio) (2019)

El director de Ocean’s Eleven nos entrega otra comedia sobre ladrones que se salen con la suya. Pero esta vez los ladrones son reales.

Director: Steven Soderbergh

Meryl Streep, Gary Oldman, Antonio Banderas, Jeffrey Wright, Sharon Stone, Matthias Schoenaerts

Steven Soderbergh pudo haberse retirado de la gran pantalla, pero sigue más que activo en la pantalla pequeña. Junto con la estupenda High Flying Bird, llega a Netflix este magnífico trabajo coral basado en el libro Secrecy World de Jake Bernstein y en el escándalo conocido en los medios como “Los papeles de Panamá”.

Su lucha en contra del capitalismo despiadado continúa con The Laundromat, una cinta con más estrellas que el cielo y con un guion de Scott Z. Burns (colaborador habitual de Soderbergh, quien escribió sus películas The Informant!, Contagion y Side Effects).

Como si se tratara de una pieza teatral que continuamente rompe la cuarta pared, los personajes Ramón Fonseca y Jürgen Mossack (interpretados por Antonio Banderas y Gary Oldman con un acento alemán exagerado), nos introducen al mundo de las finanzas y nos explican (de la forma más cínica) cómo ellos, dos abogados involucrados en el escándalo antes mencionado, terminaron cumpliendo una condena de tres meses (!) en prisión por sus actos, los cuales, según ellos, tienen muy poco o nada de ilegal. Lo triste de la historia es que ellos están en lo correcto (como más adelante lo menciona el Presidente Barack Obama en la película).

La gran Meryl Streep interpreta aquí a Ellen Martin, una mujer que perdió a su esposo (James Cromwell) en un accidente en un barco para turistas, y que obtiene una compensación económica mucho menor de lo que esperaba, porque los dueños de la compañía de botes (David Schwimmer y Robert Patrick) fueron estafados por una aseguradora con movimientos fraudulentos. Este personaje, producto de la ficción, representa a los “mansos”, aquellos que según las Sagradas Escrituras, heredarán la Tierra, pero que por ahora deben conformarse con ver cómo el sistema actual solo beneficia a los millonarios y multimillonarios.

Soderbergh utiliza la estrategia narrativa de su cinta Traffic (y del clásico instantáneo The Big $hort, de Adam McKay), para mostrarnos una serie de personajes y subtramas que se conectan de manera directa e indirecta con The Panama Papers. Jeffrey Wright interpreta a Malchus Irvin Boncamper, un vendedor de seguros con una doble vida; Nonso Anozie encarna a un millonario africano que compra el silencio de su hija (Jessica Allain); Matthias Schoenaerts es un hombre de negocios alemán que comete un grave error al intentar negociar con la esposa de un burócrata chino (Rosalind Chao); Sharon Stone es una agente de bienes raíces que le arrebata el sueño a Ellen de tener un apartamento en el lugar donde conoció a su esposo, para entregárselo a unos millonarios rusos dispuestos a pagar en efectivo; y los exalumnos de Saturday Night Live, Will Forte y Chris Parnell, aparecen brevemente como dos norteamericanos en México, que terminan muy mal por estar en el lugar equivocado.

El trabajo de Soderbergh es ambicioso, complejo y lleno de amargura. Pero es una película más que necesaria en estos tiempos de injusticia, rabia y desesperación. Estos son tiempos en los que el cine (o las plataformas de streaming) deben pensar en ofrecer algo más que entretenimiento alienante. Necesitamos más trabajos como The Laundromat.

Sobre André Didyme-Dôme 1680 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*