Sibyl (2019)

En la tercera cinta de la directora Justine Triet, una psicoterapeuta se obsesiona con su paciente y termina afectando tanto su vida como la de ella.

Director: Justine Triet

Virginie Efira, Adèle Exarchopoulos, Sandra Hüller, Gaspard Ulliel, Niels Schneider, Paul Hamy

Para su tercer largometraje, la directora francesa Justine Triet vuelve a colaborar con la actriz Virginie Efira. Esta vez, su protagonista no es la abogada de su cinta Victoria, buscando estabilidad y amor en su vida, sino una psicoterapeuta que no ha podido superar el rompimiento con Gabriel, su ex pareja (Niels Schneider) y de quien tuvo una hija a espaldas de él. Ahora Sibyl es feliz con Etienne, un nuevo hombre en su vida (Paul Hamy) y con él ha concebido a un segundo hijo. Ella ha tomado la decisión de dejar a un lado su profesión, para dedicarse tiempo completo a escribir una novela, asumiendo la escritura como una forma de catarsis.

Sin embargo, la inspiración y el centro de la novela de Sibyl termina siendo Margot, una de sus pacientes (interpretada por Adèle Exarchopoulos, la protagonista de La vida de Adèle). Margot es una joven y desequilibrada actriz, que mantiene una relación tormentosa con Igor (Gaspard Ulliel), el coprotagonista de la película que está rodando, y que a su vez es pareja de Mika, la directora de la cinta (Sandra Hüller, la protagonista de Toni Erdmann). Margot ha quedado embarazada y acude a la terapeuta para buscar consejo. Es así que la vida de Margot obsesiona a Sibyl, hasta tal punto que termina inmiscuyéndose en ella.    

Esta historia, que se vuelve compleja al mezclar los recuerdos, las fantasías y las situaciones presentes de una manera indiscriminada, nos recuerda a Providence, el único trabajo en inglés de Alain Resnais, ese autor obsesionado por la fragilidad y la volubilidad de la memoria y por cómo los sucesos del pasado afectan el presente.

La cinta de Triet también tiene ecos de Another Woman, el drama psicológico de Woody Allen con influencias de Bergman, protagonizado por Gena Rowlands y Mia Farrow; así como la obra maestra de John Cassavetes A Woman Under The Influence, curiosamente también protagonizada por Rowlands.  Pero lo valioso de Sibyl es que es una cinta sobre mujeres que se nutre de la mirada de su directora y que no posee los sesgos y prejuicios de la mirada masculina sobre la psique femenina de los directores anteriormente nombrados.

Al final, este trabajo termina siendo víctima de sus propias pretensiones y el intento de abordar a una mujer desde sus deseos, sus pecados, sus ilusiones, sus encuentros y sus relaciones, termina colapsando. Esto deja al espectador con la sensación de estar viendo un trabajo con muchas buenas ideas, pero que no alcanzan a desarrollarse.

Sobre André Didyme-Dôme 1617 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para la revista Rolling Stone en español y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*