Star Wars: The Rise Of Skywalker (La guerra de las galaxias: El ascenso de Skywalker) (2019)

Los personajes originales de La guerra de las galaxias le abrieron paso a una nueva generación que se ganó nuestro corazón, gracias a dos potentes películas. La tercera, aunque es la más débil de las tres, es una cinta llena de acción, sorpresas y humanidad.

Director: J.J. Abrams

Adam Driver, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Carrie Fisher, Ian McDiarmid

Para bien o para mal, La guerra de las galaxias de 1977 fue un punto de inflexión definitivo para la historia del cine. El universo confeccionado por George Lucas cautivó a un público que quería huir de su cotidianidad e internarse en esa galaxia muy, muy, muy lejana para no volver.

Las secuelas El imperio contraataca de 1980, dirigida por Irvin Kershner (todavía la mejor de todas) y El regreso del Jedi de 1983, dirigida por Richard Marquand, son tan potentes como su predecesora, y conforman una trilogía que, pese a los avances en términos de efectos especiales, no han perdido su vigencia y atractivo. Puede que sea cine escapista y de entretenimiento, pero son productos de una calidad indiscutible que solo aquellos que las desprecian son personas que nunca las han visto.

No se puede decir lo mismo de la trilogía de precuelas dirigida por Lucas a finales de los años noventa y comienzos del nuevo milenio: La amenaza fantasma, El ataque de los clones y La venganza de los Sith, no han envejecido bien y son tremendamente aburridas e inconsistentes, pese a que algunos fanáticos, debido al cariño que le tienen a la saga, no lo pueden admitir.   

Pero en el 2015, con la adquisición de los derechos de la franquicia por parte de los estudios Disney, todo cambió. Una nueva y estupenda trilogía de “postcuelas” y dos spin-offs (uno muy bueno y el otro, no tan bueno), le han devuelto a La guerra de las galaxias el estatus que se merece, aunque algunos espectadores, apegados a la nostalgia, no lo quieran aceptar.

Culminando esta terna de películas que narra los eventos ocurridos luego de El regreso del Jedi, se presenta El ascenso de Skywalker, película que, la verdad sea dicha, es la más débil de las tres (El despertar de la fuerza y Los últimos Jedi son mucho más poéticas y contundentes), pero que constituye un cierre digno para el clásico de la ciencia ficción y la aventura.

La película, dirigida por J.J. Abrams (quien estuvo detrás de El despertar de la fuerza y que regresa para culminar el ciclo), no da un momento para respirar. La acción nunca se detiene y las sorpresas (las cuales aquí no se van a revelar) se presentan una tras otra. Asimismo, Abrams y el coguionista Chris Terrio, no dejan de lado su interés por desarrollar a sus personajes, especialmente Rey, la joven aprendiz de Jedi (interpretada con un innegable carisma por Daisy Ridley); Poe Dameron (Oscar Isaac), el bribón y digno sucesor de Han-Solo; y Finn (John Boyega) el stormtrooper reformado. Es la humanidad brindada a sus protagonistas, lo que hace que esta entrega llegue a funcionar e inclusive a conmover.

Aquellos que desean ver por última vez a los protagonistas de la trilogía original (encarnados por Mark Hamill, Harrison Ford y la fallecida Carrie Fisher) no se van a decepcionar. Y los que extrañaban a Lando Calrissian, el estafador convertido en general de El imperio contraataca y El regreso del Jedi interpretado por el veterano Billy Dee Williams, ya no tendrán que hacerlo más. Tampoco están ausentes el robot R2D2, el androide C3PO (Anthony Daniels) y el siempre fiel Chewbacca, quienes son el alma de La guerra de las galaxias, al igual que sus villanos.

Y hablando del lado oscuro, Adam Driver con su Kylo Ren, continúa demostrando ser un digno sucesor de Darth Vader, quien esta vez sigue las órdenes del maléfico Emperador Palpatine (Ian McDiarmid), que regresa de la muerte para tratar de seducir a Rey hacia la maldad.

La hermosa robot BB-8 (así se diga lo contrario, es toda una mujer) ahora encuentra la compañía de otro simpático robot; Keri Russell (de la serie de televisión Felicity) aparece como un nuevo personaje femenino enmascarado llamado Zorii; y también debuta la guerrera Jannah (Naomi Ackie), otro personaje clave para el desarrollo de la historia.

Las peleas con espadas láser, el despliegue de seres extraños y divertidos, las batallas de naves espaciales, las amistades, las traiciones y las transformaciones de los personajes, así como los misterios de “la Fuerza”, están presentes en esta cinta que, por casi dos horas y media, nos recuerda que el cine de entretenimiento puede ser maravilloso si se hace con amor y alma.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*