Las peores películas del 2019

Monstruos gigantes sin gracia, dramas románticos para adolescentes plagados de cursilería, héroes icónicos que regresan con una ideología dudosa, intentos de evangelización disfrazados como productos cinematográficos, y un pésimo terror hecho en Rusia, son algunos de los desastres que tuvimos que soportar en la gran pantalla.

10. THE LION KING

Los padres de familia vieron innumerables veces la película animada inspirada en Hamlet (y en el anime de Osamu Tezuka). Las nuevas generaciones no la han visto, probablemente porque es de hace veintiséis años y es animación 2D tradicional. ¿Cuál es la solución de los estudios Disney? ¿Reeditar en Blu-Ray la película original? No. Rehacer la cinta original de una forma hiperrealista para tener contentos a padres y a hijos por igual. ¡Si tan solo tuviera alma o una pizca de originalidad!. (Nota al margen: Dumbo también puede incluirse aquí).  

9. SERENITY

Steven Knight, la persona detrás de esa magnífica serie llamada Peaky Blinders, recluta a Matthew McConaughey y a Anne Hathaway para una película que mezcla el género Noir con la ciencia ficción. ¿Qué puede salir mal? Absolutamente todo en Serenity es un desastre.

8. GODZILLA: KING OF THE MONSTERS

En 1998, los norteamericanos se robaron al famoso monstruo japonés que destruye todo a su paso y lo convirtieron en un desastre monumental. En el 2014 volvieron a intentarlo, y el resultado fue el inicio de una saga que prometía. Pero ahora todo se vino abajo con una secuela ruidosa y con un derroche abrumador de efectos especiales, personajes estereotipados, premisas ridículas y peleas oscuras y confusas. La nueva entrega de Godzilla hace que extrañemos las películas japonesas de antaño.  

7. RAMBO: LAST BLOOD

Lo que menos necesitábamos en estos tiempos oscuros de xenofobia y de resurgimiento de la ultraderecha, es ver a John Rambo acabando con sadismo a unos peligrosos mexicanos que han acabado con su apacible modo de vida “norteamericano”.  Lo que en un principio fue un comentario crítico a las instituciones de los Estados Unidos en clave de película de acción, ha degenerado en una serie de películas patrioteras que cada vez son menos divertidas y menos catárticas, para convertirse en ofensivas y con discursos obsoletos. En la “Era Trump”, la ideología de Rambo no tiene perdón.

6. REPLICAS

Antes de interpretar por tercera vez a John Wick, tuvimos que soportar a Keanu Reeves en una cinta de ciencia ficción sobre clonación, caótica, torpe, inverosímil y descuidada, escrita por Chad John, autor de las también desastrosas Matar o morir y Londres bajo fuego.

5. FIVE FEET APART

Los dramas románticos basados en libros exitosos acerca de dos adolescentes unidos por el amor y la enfermedad, ya están mandados a recoger. La prueba es esta insufrible cinta sin ningún valor redimible y con cientos de lugares comunes.  

4. BREAKTHROUGH

Parafraseando a Martin Scorsese, las películas de fe no son cine. Son productos que buscan manipular la consciencia por medio de la imagen en movimiento, en la cual las tomas reunidas en la mente del espectador dan como resultado un milagro. Esta cinta acerca de un joven que duró 45 días sin signos vitales y que sobrevive gracias al poder de la oración, no posee ningún valor formal que la justifique como una verdadera obra cinematográfica. No tiene una buena fotografía, sus actuaciones son acartonadas y estereotipadas y su ritmo insufrible de dos horas de duración, deja mucho que desear. Hasta este momento, ninguna “película de fe” ha demostrado tener la madurez, la inteligencia, la sofisticación y la calidad para ser considerada como una buena cinta. Pero es probable que, ante este escenario plagado de escepticismo, algún día ocurra un milagro.  

3. AFTER

Los dramas románticos dirigidos a un público adolescente están en su punto más bajo. Junto a Five Feet Apart encontramos esta cinta basada en el primer libro de After, una serie de exitosas novelas, plagada de diálogos cursis, clichés, pésimas actuaciones, música mala y sexo anti erótico. Los ingredientes para una experiencia cinematográfica indigesta.

2. POMS

Diane Keaton continúa tomando pésimas decisiones actorales. Luego de la horripilante Book Club, la protagonista de Annie Hall y El padrino hace el ridículo en una cinta para nada graciosa, acerca de un grupo de mujeres que quieren recuperar sus sueños frustrados de juventud, convirtiéndose en porristas.

1. PESADILLA AL AMANECER/REFLEJOS SINIESTROS/UNA FOTO ANTES DE MORIR

Definitivamente, lo peor del año son las películas de terror hechas en Rusia. Los rusos deberían abandonar el cine de terror si siguen haciendo cosas como Pesadilla al amanecer, Reflejos siniestros o Una foto antes de morir. Una tradición cinematográfica que incluye autores como Sergei Eisenstein, Dziga Vertov, Serguéi Paradzhánov, Andrei Tarkovski y Andréi Zviáguintsev debería, por lo menos, estar cerca de las propuestas que directores norteamericanos como Robert Eggers (The Witch) o Ari Aster (Hereditary) han realizado influenciados en parte, por el trabajo del cine ruso (y europeo) de antaño. Pero, en realidad estas películas idiotas sobre jóvenes idiotas, son toda una vergüenza para el cine de ese país.  

Sobre André Didyme-Dôme 1394 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*