Luck (2022)

Luego de abandonar Pixar, el creador de Toy Story y Cars inicia una nueva etapa y los resultados son desafortunados.

John Lasseter fue uno de los fundadores de Pixar, director de clásicos animados como Toy Story, A Bug’s Life y Cars, y uno de los artífices del ascenso de los estudios Disney como imperio del entretenimiento familiar, hasta que una serie de acusaciones sobre conductas inapropiadas en el lugar de trabajo hicieron que fuera despedido y cancelado en el año 2017.

Lasseter no es un hombre que se deje derrotar fácilmente. Él ya había sido despedido anteriormente de Disney a finales de los ochenta, luego del intento fallido de convertir a La pequeña tostadora valiente en una cinta animada por computador, en una época donde eso se veía como algo muy lejano e improbable. De hecho, su primer despido fue la inspiración para fundar Pixar.

Ahora Lasseter se ha hecho cargo de un nuevo estudio (Skydance Animation), y su primera producción es la cinta Luck, la cual se ha demorado años en su realización (Emma Thompson renunció al proyecto cuando se enteró del involucramiento de Lasseter en él) y se estrena, no en salas de cine, sino en la plataforma de streaming Apple+.

La dirección de Luck está a cargo de Peggy Holmes, quien estuvo detrás de La sirenita: Los comienzos de Ariel (una de esas películas irregulares “directo a video” para Disney) y dos películas de Campanita (El secreto de las hadas y hadas y piratas). El resultado es una película de bonitos colores, pero de pobre animación (el síndrome de los ojos muertos y la ausencia de texturas y detalles está omnipresente), sumada a una historia confusa y poco interesante (cortesía de Kiel Murray, Jonathan Aibel y Glenn Berger) donde no hay el menor atisbo de la genialidad del Lasseter de antaño.

La protagonista es una adolescente llamada Sam Greenfield (con la voz de Eva Noblezada) quien vive en un orfanato hasta que cumple la mayoría de edad y debe valerse por sí misma. Nos daremos cuenta que Sam es una chica con muy mala suerte, ya que casi todo le sale mal, pero al mismo tiempo es alegre y optimista. Su principal preocupación es su amiga Hazel (Adelynn Spoon), una niña mucho menor que ella, quien está sufriendo su misma fortuna (nadie la quiere adoptar).

Como si se tratara del conejo de Alicia, Sam se va a topar con un gato negro llamado Bob (Simon Pegg con un terrible acento escocés), quien la va a llevar a un mundo mágico en el que varios duendes irlandeses y animalitos antropomórficos (entre ellos conejos, unicornios y dragones), están encargados de la buena y la mala suerte de los seres humanos. Tratar de entender las dinámicas de estos mundos será una tarea casi imposible para el espectador, pero no para Sam, quien se adapta rápidamente e intenta ayudar a Hazel para mejorar su suerte en el orfanato. Todo esto se cuenta con frenetismo (todos parecen sufrir una sobredosis de azúcar), malos chistes y situaciones tremendamente predecibles.

Pese a que Luck es un producto superior a esas terribles películas animadas procedentes de los Países Bajos que intentan imitar la magia de Disney y que ni siquiera alcanzan los estándares de las películas de Barbie, ya no queda nada del “toque Lasseter” y este es un comienzo muy desafortunado para un nuevo estudio de animación.

Sobre André Didyme-Dôme 1366 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*