Prince Valiant (El príncipe Valiente) (1954)

Director: Henry Hathaway

Robert Wagner, James Mason, Janet Leigh, Sterling Hayden

El príncipe Valiente fue una popular tira cómica creada en 1937 por Harold Foster, el mismo autor encargado de la popular cómic basado en el personaje de Tarzán. Se publicó cada semana con más de 1800 entregas que aparecían cada domingo en los diarios.

La historia está ambientada en el época del Rey Arturo. Valiente es el hijo de Aguar, el rey vikingo de Thule, quien fue destronado por el conspirador Sligon. El joven viaja a Camelot para buscar ayuda de los Caballeros de la Mesa Redonda y se convierte en el escudero de Sir Gawain, para luego ser nombrado caballero.

A comienzos de los años cincuenta, se pensó en adaptar al cine la larga historia plasmada en los cómics, pero ningún guionista de la MGM (la cual tenía los derechos del personaje) se atrevió a escribir un guion. Es así, que los derechos del cómic fueron cedidos a la 20th Century Fox, donde el guionista Dudley Nichols (Stagecoach, Bringing Up Baby) decidió tomar un pequeño fragmento de la historia inicial para convertirla en una cinta filmada en el formato Cinemascope.

Aunque Robert Wagner confesó que su selección para interpretar al príncipe Valiente, fue equivocada, lo cierto es que no lo hace mal (pese a que tiene que usar una peluca ridícula, la cual correspondía al gracioso peinado con el que Valiente aparecía en los cómics). “Dean Martin me confundió con la actriz Jane Wyman”, dijo Wagner en sus memorias.

Lo acompañan en su cruzada tres grandes actores: Janet Leigh (Psycho), quien encarna a la princesa Aleta, la bella amada de Valiente; Sterling Hayden (The Killing) como Sir Gawain; y James Mason como Sir Brack, un Caballero de la Mesa Redonda que da mala espina.

El director de esta adaptación fue Henry Hathaway (The Desert Fox, Niagara), quien buscaba emular el éxito logrado con la película de Ivanhoe, estrenada en 1952, y que había renovado el interés del público por las aventuras de caballeros, espadas y justas. La cinta no recuperó su inversión en la taquilla, y por lo tanto, Valiant And Aleta, la secuela que se tenía prevista, jamás se realizó.

Probablemente, el fracaso de El príncipe Valiente hizo que por décadas los estudios evitaran adaptar los cómics al cine. El éxito de Superman en 1978, renovaría el interés, el cual se mantiene hasta nuestros días. De todas maneras, esta es una versión fiel a su fuente original, con mucha acción, un divertido enredo romántico, y sumamente entretenida. No se merecía su pobre acogida.

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*