Maze Runner: The Death Cure (Maze Runner: La cura mortal) (2018)

El último clavo en la sepultura de las sagas juveniles fantásticas.

Director: Wes Ball

Dylan O’Brien, Thomas Brodie-Sangster, Will Poulter, Patricia Clarkson, Giancarlo Esposito, Aidan Gillen

Si usted tiene 13 años y considera a las películas de Twilight como las obras maestras definitivas del arte cinematográfico, tengo buenas noticias para usted: Los productores de la trilogía de Maze Runner han decidido culminar la saga y no dejarla en punta como ocurrió con la trilogía de Divergent.

Para los que no los sepan, Maze Runner es una exitosa trilogía de libros escritos por James Dashner y que pertenecen al fenómeno editorial de las sagas juveniles de corte fantástico, las cuales inundaron el mercado luego del tremendo éxito que J.K. Rowling obtuvo con la serie de Harry Potter.

Estas sagas han probado ser una mina de oro en el campo literario y cinematográfico (Junto a Twilight, Divergent y Maze Runner, también se encuentran The Hunger Games, The Host, Ender’s Game, Percy Jackson, The Giver, I Am Number Four, The 5th Wave, The Mortal Instruments, Beautiful Creatures, Vampire Academy), pero tienen en común en que son un producto excesivamente codificado (joven elegido para salvar a la humanidad, adultos malvados que gobiernan estados totalitarios, triángulo amoroso), que puede predecirse sin necesidad de tener la varita mágica de Harry Potter.

Maze Runner no es la excepción. La premisa de un laberinto lleno de peligros y amenazas que un grupo de adolescentes debía atravesar para obtener su libertad y que le daba a la saga un mínimo ápice de originalidad, desde la segunda parte se fue a la mierda y se reemplazó con una historia recalcitrante, llena de estereotipos y lugares comunes acerca de un mundo postapocalíptico, un virus zombie, un joven llamado Thomas destinado a ser el “elegido” para salvar a la humanidad y un villano sin motivaciones claras para sus actos malvados.

Wes Ball (quien debutó con la primera parte de la saga y que también dirigió la segunda), logra mantener el ritmo, pero las escenas de acción no llegan a los estándares a los que ya nos tiene acostumbrados la televisión (Game of Thrones) y el cine actual (John Wick, Atomic Blonde, Baby Driver).

El resultado es una cinta con muy pocos valores redimibles. La cura mortal es aburrida, estereotipada, efectista (las balas solo hieren en los momentos precisos), artificiosa, con unos inmensos problemas argumentales (situaciones injustificadas, personajes que inexplicablemente regresan a la vida, falta de lógica), diálogos cursis y un casi insoportable exceso de metraje.

El éxito de las sagas juveniles de corte fantástico está decayendo actualmente, debido a su falta de originalidad e inteligencia, y es probable que Maze Runner sea el último clavo que termine de enterrar a un fenómeno moribundo que está siendo reemplazado por novelas juveniles de corte humano, romántico y didáctico del tipo The Fault in Our Stars, The Perks Of Being a Wallflower, If I Stay, Me Before You, Before I Fall, Everything Everything, Me And Earl and The Dying Girl, las cuales son mucho más interesantes y hablan de una manera mucho más elocuente sobre el mundo adolescente, pero que también corren el peligro del exceso de codificación.

Sobre André Didyme-Dôme 1665 artículos
André Didyme-Dome es psicoterapeuta y periodista. Se desempeña como editor de cine y TV para la revista Rolling Stone en español y es docente universitario; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.