Finch (2021)

Un hombre intenta sobrevivir en compañía de su perro y de un robot, en una melancólica cinta post apocalíptica protagonizada por Tom Hanks.

Dir. Miguel Sapochnik

Tom Hanks, Caleb Landry Jones

El director británico Miguel Sapochnik evidencia una gran mejoría desde su primer largometraje Repo Men una ultraviolenta cinta de ciencia ficción distópica protagonizada por Jude Law y Forest Whitaker de calidad muy irregular, pero que sorpresivamente se convirtió en película de culto.

Luego de trabajar más de una década en la televisión, dirigiendo episodios de House, Fringe, True Detective, Masters Of Sex, Iron First y Game Of Thrones, Sapochnik vuelve al mundo de los largometrajes con otra cinta de ciencia ficción distópica, esta vez protagonizada por Tom Hanks y presentada en la plataforma Apple+. Su título es el nombre de su protagonista y es Finch.

En ella no encontraremos mucha originalidad. El personaje interpretado por Hanks nos recuerda al Vincent Price de The Last Man On Earth, al Charlton Heston de The Omega Man y al Will Smith de I Am Legend (todos basados en el clásico libro de Richard Matheson). Finch es, al parecer, uno de los pocos sobrevivientes de un desastre ecológico que acabó con los seres vivos de la Tierra, y su única compañía es un perro llamado Goodyear (como sucede con el mencionado personaje de Soy leyenda y con el muchacho de la cinta post apocalíptica A Boy And His Dog).

Como Gepetto en Pinocho o el Dr. Tenma de Astroboy, Finch crea a dos robots para que le hagan compañía. El primero es Dewey (cuyo nombre es el mismo de la cinta Silent Running) y que es como una especie de segundo perro o “Sr. Wilson” para este “náufrago” solitario. Pero el segundo es un robot humanoide mucho más ambicioso y que más adelante recibirá el nombre de Jeff (interpretado por el actor Caleb Landry Jones utilizando captura de movimiento). Jeff es una simpática combinación entre No. 8 de Corto Circuito, el computador Edgar de Sueños eléctricos, David de Inteligencia artificial, Chappie de Chappie y Sonny de Yo, robot (de hecho, a Jeff se le instruye con las famosas directivas ideadas por Asimov en su novela).

Finch está enfermo y una fuerte tormenta atenta con destruir su refugio. Es así que el hombre, su perro y sus dos robots se embarcan en un carro casa para buscar un nuevo lugar, el cual puede ser, a sugerencia de Jeff, la ciudad de San Francisco. Y como sucede en todas las cintas enmarcadas dentro del género de Road Trip, vamos a tener conflictos entre los personajes, pero también los vamos a ver crecer y transformarse, algo que se va a dar especialmente en Jeff quien, aunque solo pudo almacenar el 72% de la información que Finch le iba a suministrar, demuestra aprender rápidamente con cada experiencia “vivida”.

Debido a que Tom Hanks posee el inmenso carisma de actores como John Wayne o Humphrey Bogart (así de bueno es), no tiene ningún problema en asumir una cinta siendo la única presencia humana en ella, eso sin demeritar el excelente trabajo de Landry Jones como el simpático Jeff). Su director logra mantener el ritmo, y la atmósfera triste y melancólica logra calar en el espectador, especialmente en el acto final. Asimismo, la fotografía de Jo Willems (Red Sparrow) hace que deseemos ver esta cinta en la gran pantalla donde debería estar. Pero el problema de Finch radica en un guion muy poco original, inconsistente y predecible que convierte a esta cinta en un trabajo menor para un actor que lleva años ofreciéndonos trabajos de primera calidad.  

Sobre André Didyme-Dôme 1427 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*