Paws Of Fury: The Legend Of Hank (El perro samurái) (2022)

El clásico de la comedia Locuras en el oeste de Mel Brooks, se recicla en clave de cinta animada de samuráis protagonizada por animalitos antropomórficos.

Directores: Chris Bailey, Mark Koetsier, Rob Minkoff
Con las voces de Michael Cera, Samuel L. Jackson, Ricky Gervais, Mel Brooks

Originalmente, esta cinta animada iba a llamarse Blazing Samurai. ¿La razón? Está basada en Blazing Saddles, el clásico de la comedia dirigido por Mel Brooks que parodiaba a las películas de vaqueros. Esta cinta (conocida como Locuras en el oeste en español) era políticamente incorrecta (mucho más para los estándares de hoy) y estaba protagonizada por Cleavon Little como Bart, un afroamericano nombrado Sheriff para sembrar el caos y permitir que un poblado de ciudadanos caucásicos sea azotado por un grupo de bandidos.

Para la película Los siete samuráis, Akira Kurosawa se inspiró en las películas de vaqueros y esta, a su vez, fue convertida en un western norteamericano llamado Los siete magníficos. Esta relación dialógica entre los guerreros japoneses y los jinetes estadounidenses es explotada en este remake animado, que mantiene muchos de los chistes incorrectos y escatológicos de Brooks, debido a que el comediante de 96 años de edad participó en el guion y dio su voz para el shogun, uno de los simpáticos personajes secundarios.

La trama va más o menos así. Ika Chu (Ricky Gervais) es un gato que nombra samurái a Hank (Michael Cera) un perro algo ingenuo para que defienda a un pueblo de los bandidos. Lo que el malvado Ika Chu quiere realmente, es que el perro termine siendo víctima de su ineptitud y el pueblo termine siendo exterminado para llevar a cabo su agenda oculta. Lo que el felino no espera es que Hank, buscando ser un verdadero samurái acude en la ayuda de Jimbo (Samuel L. Jackson) un gato afro-samurái caído en desgracia, quien va a entrenar al perro como si se tratara de Miyagi con Daniel San, pero esta vez en versión felina y canina.

Tanto los niños como los adultos se reirán al ver a los personajes interactuar con el público, generar anacronismos, expeler ventosidades y hacer comentarios ofensivos, atrevidos y de doble sentido, como sucedía en la película de acción real de 1974. No esperen una cinta con enseñanzas o altos niveles de cuidado en la animación. El perro samurái es una película para toda la familia, pero con un alma cruda, burda e hilarante. Lo necesitábamos.

Sobre André Didyme-Dôme 1366 artículos
André Didyme-Dome es psicólogo y magíster en Comunicación. Se desempeña como crítico de cine para las revistas Rolling Stone y Playboy Colombia y es docente en la Escuela Nacional de Cine; además, es director del cineclub de la librería Casa Tomada y conferencista en Ilustre. Su amor por el cine, la música pop y rock, la televisión y los cómics raya en la locura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*